agua

Foto archivo. HOY/Francisco Reyes.

Al iniciarse hoy, el año escolar 2015-2016, padres, profesores, médicos, enfermeras y más de mil familias que se abastecen de agua del acueducto Catibo-Guanito, advierten sobre los problemas de salud que se puedan presentar por la falta de agua para consumo doméstico y la preparación de los alimentos para la tanda extendida, debido a que la obra se inició hace más de tres años y aún no ha concluido.
El drama que desde hace años padecen residentes en las comunidades de La Zanja, La Charca de Garabito, Guanito, Sabana Alta, Lavapié, kilómetros 9, 11, 13 y zonas aledañas, para nada le preocupa a las autoridades del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (Inapa), puesto que están cansadas de reclamar su terminación, sin que nadie les haga caso.
Los residentes en el distrito municipal de Guanito denuncian que sufren carencia del líquido por más de dos semanas, y que a eso se le agrega que el encargado de su distribución actúa con deficiencia, permitiendo que durante el poco tiempo que llega, irresponsables la utilicen para mojar cultivos en patios.
La rehabilitación del acueducto Cabito-Guanito le fue adjudicada al ingeniero Orioly Mejía Butten, quien afirma concluyó sus trabajos en la obra de toma, y a Manuel Matos Medina, que no es ingeniero civil y que se argumenta vendió su parte a otras dos personas identificadas solo como Iván y Schiffino.
Los comunitarios se quejan porque según dicen que una gran parte del dinero que ha desembolsado Inapa ha sido utilizado para comprar vehículos, en vez de invertirlo en la obra.

Leave a Reply