El cambio de pañal es una de las primeras tareas que vas a realizar como mamá, y en la que, como papás, os acabaréis conviertiendo en unos expertos. Veamos los pasos a seguir:

1. Los preparativos. Deja todo lo que necesitas para cambiar el pañal al pequeño al alcance de la mano. De este modo, como no tendrás que desplazarte, nunca le dejarás solo. Quítale el pelele o súbele la camiseta hasta el pecho.

2. Extender el pañal limpio. Levanta al niño por los tobillos. Desliza por debajo de sus nalgas, hasta la altura de los riñones, un pañal limpio, bien extendido. Las sujeciones adhesivas deben quedar a la altura de su ombligo. Centra perfectamente el pañal debajo de las nalgas. Éste deberá permanecer debajo del niño hasta el final del cambio.

3. Quitar el pañal sucio. Antes de quitarle el pañal que lleva puesto, comprueba si debes cambiárselo (si el pequeño se ha hecho pipí o caca). En caso de que así sea, separa los adhesivos laterales del pañal sucio doblándolos sobre sí mismos. A continuación, baja la parte delantera del pañal, que deberás doblar con cuidado.

4. Limpiar el culito. No debes quitarle el pañal sucio rápidamente. Simplemente hay que desplazarlo, para que el niño quede sobre el pañal limpio. Después, límpiale debidamente el culito, seca bien la piel y ponle la pomada protectora, para prevenir posibles irritaciones. Existen pomadas en el mercado que contienen ingredientes naturales como el aceite de oliva y la pro-vitamina B5 (pantenol), que nutren, hidratan y favorecen el nivel óptimo de hidratación de la frágil piel del bebé, ayudando a evitar que se produzcan las temidas irritaciones del pañal.

5. Poner el pañal limpio. Extiende bien el pañal limpio. Pasa su parte delantera entre las piernas del pequeño. Comprueba que la parte delantera del pañal queda a la misma altura que la parte posterior antes de pegar los adhesivos. El pañal debe quedar bien liso.

Related Posts

Leave a Reply