Cuando la alopecia es provocada por un tratamiento farmacológico, suele desaparecer cuando este se suspende. Si tiene otro origen, recuerda combinar los remedios que te ofrecemos con una alimentación saludable.

A la mayoría de las personas les gusta lucir una brillante y fuerte cabellera, donde el peinado de moda o el corte más curioso realcen su belleza y salud. Pero este atributo puede ser extremadamente sensible a cualquier variación en el organismo. De pronto, tus cabellos aparecen en gran número sobre tu almohada o en el cepillo y comienzas a asustarte, no solamente por estética, sino porque temes que sea indicador de algo mucho más serio.

¡Tranquilidad y calma ante todo!  La solución te la ofrezco en este artículo, pero primero… ¿existe realmente un problema?

La pérdida diaria de cabellos es algo normal

Un adulto posee entre 100 000 y 150 000 cabellos que crecen y caen continuamente durante un ciclo llamado ciclo piloso. Dado que cada pelo crece a su propio ritmo, pueden encontrarse en distintas fases por todo el cuero cabelludo. Cada día una persona pierde de 60 a 100 cabellos que se hallan en la tercera fase del ciclo, la de descanso y caída o telógena. Y esto es algo normal.

Ahora bien cuando la caída de cabellos se incrementa de forma notable o solo ocurre en determinadas zonas de la cabeza, estamos en presencia de un padecimiento conocido como Alopecia. Las causas de su aparición son muy variadas: enfermedades de la piel, factores hereditarios, fármacos, estrés, alimentación inadecuada e incluso peinados muy tensos. Si no se trata a tiempo, la alopecia puede conducir a la pérdida total del pelo, pero este proceso puede ser reversible. En este artículo te ofreceré 7 remedios para detener la caída de tu cabello y volver a desarrollar melena.

Primero lo primero: vamos a investigar qué tipo de alopecia estás presentando.

Tipos de Alopecia ¿Es posible detener la caída del cabello?

Alopecia
Las alopecias pueden clasificarse en dos grandes grupos según la manera en que causan la caída del cabello: Alopecias cicatriciales y Alopecias no cicatriciales. Es importante saber que cada hebra de cabello está formada por un tallo y una raíz insertada en un folículo piloso. Durante la fase telógena el pelo se pierde, mientras el folículo genera otro. Por lo tanto, mientras el folículo no resulte dañado, el crecimiento del cabello puede reactivarse.

Las Alopecias cicatriciales aparecen raramente y se caracterizan por la destrucción del folículo piloso por mecanismos inflamatorios, infecciosos o traumáticos. Debido a esto el proceso de pérdida es irreversible. Algunas de las principales causas de este tipo de afección son:

  • Enfermedades hereditarias como la Ictiosis y el Nevus epidérmico
  • Agentes fisicoquímicos como quemaduras y agentes cáusticos
  • Enfermedades infecciosas causadas por hongos, bacterias y virus
  • Enfermedades neoplásicas como los linfomas
  • Dermatosis como la Sarcoidosis y Mucinosis folicular

Sin embargo, el 80% de las alopecias son Alopecias no cicatriciales, o sea, no dañan el folículo piloso y, por tanto, con el tratamiento adecuado el cabello puede recuperarse. Aquí te presento los 5 tipos más frecuentes, pero siempre es recomendable asistir al dermatólogo para una correcta identificación:

  1. Alopecia androgénica o calvicie común: Es la forma más habitual (95 % de los casos) y puede ser causada por  factores genéticos y hormonales. Existen dos patrones de afectación:

a)     Hombres: Pérdida de pelo principalmente en la zona anterior y la zona central de la cabeza. Comienzan a aparecer y aumentar las conocidas entradas.

b)    Mujeres: Pérdida difusa del cabello. No se producen zonas de calvicie total.

  1. Alopecia traumática: Es producida por traumatismos físicos. Se distinguen varios patrones según el mecanismo causante:

a)    Por tracción: El cabello está sometido a una tensión constante debido ciertos peinados, como moños y trenzas.

b)    Por presión: Causada por el roce continuo del cuero cabelludo con una superficie, por ejemplo, la almohada.

c)    Tricotilomanía: Es el hábito nervioso de arrancarse pelo.

  1. Alopecia areata: Parece ser provocada por situaciones estrés. Es un tipo de caída del cabello que causa la aparición de parches redondos, aunque a veces llega a afectar toda la cabeza.  Con frecuencia se cura de forma espontánea, pero puede haber recaídas.
  2. Alopecia difusa: Es la pérdida de pelo más o menos intensa en distintas zonas del cuero cabelludo causada por diversos factores como desnutrición, pérdidas rápidas de peso, enfermedades graves, procesos febriles, desequilibrios hormonales posteriores al parto, entre otros.
  3. Alopecia por drogas o fármacos: Grandes dosis de ciertos medicamentos como los antitiroideos, los anticoagulates, los citostáticos y el yodo, así como grandes cantidades de vitamina A son capaces de provocar alopecia. Cuando la droga se suspende, el cabello vuelve a crecer.

Entonces, si ya sabes el tipo de alopecia que presentas y es una Alopecia no cicatricial, la solución está cerca ¡buenas noticias! A continuación te propongo 7 tratamientos naturales sencillos y efectivos para detener la caída de tu cabello y lograr que crezca sano y brillante.

Siete tratamientos contra la pérdida de cabellos

Aloe vera

TRATAMIENTO 1: Penca de sábila o Aloe vera

La Penca de sábila contiene sustancias químicas que estimulan el cuero cabelludo. La penca se pela y se corta en cuadritos. Estos cuadritos gelatinosos se oprimen contra el cuero cabelludo masajeando toda la zona afectada. La cabeza de cubrirse con un paño dejando el tratamiento actuar toda la noche y al día siguiente se enjuaga con agua tibia y media tapa de limón. Debes hacerlo durante tres o cuatro semanas y obtendrás resultados maravillosos.

TRATAMIENTO 2: Leche de coco

El coco es rico en agua, nutrientes y ácidos grasos saturados. La leche que se obtiene a partir de él evita la caída del pelo. Para obtener la leche de coco, la masa se ralla y se exprime con un paño. Utilizando este líquido nos damos un masaje en el cuero cabelludo para favorecer la absorción. Debe realizarse una vez por semana.

TRATAMIENTO 3: Cebolla

La cebolla es rica en vitaminas A, B y C y lo mejor contrarresta la caída del cabello. Para lograrlo debes tomar una cebolla blanca y triturarla en la batidora con 3 cucharadas de miel. Esta mezcla se aplica con una brochita en todo la zona afectada, la cual se cubre durante 30 minutos. Luego se enjuaga con abundante agua. En menos de tres semanas te sorprenderán los resultados.

TRATAMIENTO 4: Ajo y aceite de oliva

El ajo posee las más increíbles propiedades. Ya lo verás si realizas este tratamiento contra la alopecia. Antes de dormir frota dos mitades de un ajo sobre el cuero cabelludo y luego masajea con aceite de oliva.  Envuelve tu cabeza con un gorro durante toda la noche y al día siguiente lávate con un champú aromático. Debe hacerse dos veces por semana durante un mes para ver los cambios notables.

TRATAMIENTO 5: Restaurador

Mezcla una cucharada de miel, 2 yemas de huevo, 1 cucharada de yogur y 1 cucharada de agua tibia. Esta pasta se aplica con un ligero masaje en todo la zona y envuelve la cabeza con papel de aluminio. Espera 20 minutos y enjuaga con abundante agua tibia. Muy efectivo. El cabello nace con mucho brillo.

TRATAMIENTO 6: Romero y Ruda

Este tratamiento activa la circulación en el cuero cabelludo. Debes hervir un ramito de romero y otro de ruda en 3 tazas de agua durante 5 minutos. La infusión resultante utilízala para enjuagar el cabello luego de lavarlo con champú, siempre masajeando.

TRATAMIENTO 7: Zanahoria, miel y aceite

Se deben mezclar dos cucharadas de miel pura, una de aceite de oliva y una zanahoria en la batidora hasta obtener una pasta. Ésta se aplica en la cabeza realizando masajes circulares y se cubre todo con la toalla. Debes enjuagarte 20 minutos después con abundante agua tibia. La zanahoria es una excelente fuente de vitaminas: si realizas el tratamiento dos veces a la semana tu alopecia desaparecerá.

Un consejo final

Ahora solo tienes que elegir el tratamiento que prefieras y poner manos a la obra. Sin embargo, recuerda que debes ser perseverante e ir a la raíz del problema para poder resolverlo. Alimentarte adecuadamente, evitar las secadoras y peinados tensos y vivir una vida saludable es una excelente manera de cuidar tu cabello y evitar daños irreversibles.

Related Posts

Leave a Reply