Un hombre a quien se le descubrió una bomba en el equipaje de mano en un aeropuerto británico en enero fue sentenciado el miércoles a 18 años de prisión. El personal de seguridad del Aeropuerto de Manchester encontró el dispositivo dentro del equipaje de Nadeem Muhammad el 30 de enero. Contenía pólvora y baterías dentro de un tubo de rotulador. El hombre de 43 años negó las acusaciones, diciendo que otra persona debió haber colocado la bomba en su equipaje. Pero los fiscales dijeron que él planeaba detonarla durante un vuelo de Ryanair a Italia. Este mes, Muhammad fue convicto por un jurado en Manchester de poseer explosivos con intención de poner en peligro vidas o propiedad. Al imponer la sentencia, el juez Patrick Field criticó al personal del aeropuerto por la conclusión “completamente errónea y potencialmente peligrosa” de que la bomba no era viable. Muhammad no fue arrestado inicialmente y se le permitió volar a Italia días más tarde. Tras su partida, un especialista examinó el dispositivo y determinó que era “crudo, pero potencialmente viable”. Muhammad, nacido en Pakistán y naturalizado italiano, fue detenido a su regreso a Gran Bretaña. El juez dijo que no había visto evidencia sobre los motivos de Muhammad y por ello “no puedo concluir que fue un delito con conexión terrorista”. Pero dijo que si la bomba hubiese estallado en un avión, “pudo haber causado lesiones y daños no poco considerables a aquellos cerca de la explosión”. Field dijo que esperaba que la seguridad en el aeropuerto sea sujeta a una revisión “del más alto nivel”.

Leave a Reply