Evita Delmundo ha acaparado la atención en las redes sociales no solo por la cantidad de lunares y verrugas que cubren su cuerpo, sino porque se perfila para coronarse como la próxima Miss Universo.
De hecho, la cuenta oficial del certamen  declaró que Delmundo es una de las cartas fuertes del concurso, además de que la muestra como ejemplo de superación ya que su físico redefine los estándares de belleza.
Por desgracia, no todos piensan que la modelo es hermosa, pues su físico ocasionó que algunos le hicieran bullying hasta el grado de compararla con una galleta con chispas de chocolate. Por fortuna la también cantante y guitarrista superó ese mal capítulo al competir en el concurso Miss Malasia para Miss Universo 2018, donde sus verrugas y lunares representaron más que algo negativo un punto a su favor para coronarse como la ganadora del certamen.

De hecho, en una entrevista que la joven dio a la revista Elle, confesó que su adolescencia fue un infierno debido a las críticas de muchos de sus compañeros de clases, quienes hasta la llamaban monstruo. Fue por eso que cuando creció,  la malaya se aceptó y decidió convertirse en una guía para redefinir los estándares de belleza marcados por la sociedad. Siempre fue un sueño para mi adicionar para Miss Universo Malasia. Siento que es una buena forma de mostrar mi singularidad y confianza en mí misma”, confesó a la revista. “”Nadie ha nacido perfecto y todos tenemos nuestras fortalezas y debilidades. Saber que tengo un efecto positivo me hace avanzar”.

Leave a Reply