Un niño británico de 13 años abusó sexualmente de su hermanita de cinco y la convenció de no acusarlo dándole Skittles, pero ella terminó contándole a su mamá las atrocidades que sufrió en medio de juegos.

El menor habría violado en repetidas ocasiones a su hermana menor mientras jugaban a las escondidas, cuando él tenía 12 y ella cuatro. Y para no ser descubierto la sobornó con los dulces.

La madre de la pequeña quedó horrorizada cuando su hija le contó de los abusos sexuales mientras tomaba un baño, detalla The Sun.

Ante una corte detalló que la niña normalmente no decía las cosas de una forma introductoria, pero ese día le dijo: “mamá quiero decirte algo”.

La pequeña confesó que fue violada cuando estaban jugando a las escondidas. Una semana después, la niña le ofreció más detalles a su madre diciéndole que fueron dos veces las que su hermano la violó y en una ocasión más la tocó.

LEE: ADOLESCENTES VIOLAN A UNA BURRA Y TERMINAN CONTAGIADOS DE RABIA“Ella dijo que no le gustaba, pero le gustaban los dulces”, dijo la madre de la niña, quien en un principio guardó silencio por la petición de su hermano.

El adolescente, que no ha sido identificado, enfrenta cargos por violación y agresión sexual, además la policía encontró una gran cantidad de pornografía en su teléfono.

Los abusos se habrían registrado entre enero y agosto del año pasado, cuando el menor, que es medio hermano de la niña, visitaba la casa familiar cada dos semanas.

LEE: DESCUBREN QUE ALIMENTAN GANADO CON SKITTLES EN WISCONSIN

La mujer dice que le informó la situación al padre de los niños y después se comunicó a servicios infantiles de Reino Unido, en donde contactaron a la policía para iniciar una investigación.

Esta semana el juez que lleva el caso en Brighton advirtió que el niño enfrenta una severa pena y dijo estar seguro de que lo que la niña describió es exactamente lo que pasó. Además, el menor está siendo evaluado psicológicamente, detalla el Daily Mail.

Leave a Reply