Las uñas durante el primer mes de vida deben ser limadas, muchos optan por cortarlas pero esto no es recomendable sino hasta después del mes de su nacimiento, que es cuando las uñas están más fuertes y el bebé menos vulnerable.

La matrona Blanca Ossa indica que: “Las uñas deben ser limadas con un instrumento preferiblemente de cartón (que tenga poca lija) para evitar el maltrato en las uñas o yema de los dedos del bebé, al momento de realizar el proceso la madre o la matrona puede utilizar el reflejo de prensión del bebé, que consiste en colocar tu dedo en su mano para que el pequeño lo presione dejando lista la posición de su manita para limar”.

“Las uñas siempre deben ser limadas en un solo sentido y sin darle forma durante sus primeros días de vida éstas se encuentran muy sensibles y se rompen fácilmente, si se hacen movimientos bruscos pueden que se partan trayendo como consecuencia rasguños en la piel”, asegura la matrona Blanca Ossa.

La matrona también indicó que: “intentar darle formas a las uñas pueden causar que se encarnen, las uñas encarnadas pueden producir malestares fuertes en el pequeño durante muchos días”.

Muchas madres deciden esperar para cortar las uñitas de su bebé después del segundo mes, donde él está menos vulnerable, antes de limar o cortar prefieren cubrir las manos con manoplas para prever rasguños en la cara.

Recomendaciones

  • Trata de limpiar las uñas de las manos y los pies del bebé durante el baño.
  • Use una lima o cortaúñas solo cuando sea necesario, hacerlo frecuentemente también puede lastimar al bebé aunque la lima sea suave.
  • Cuando llegue el momento de cortar las uñas asegúrate que sea un cortaúñas especial para bebés, es importante aplicar la higiene necesaria antes de comenzar a cortar.
  • Es recomendable que una persona sostenga cuidadosamente al bebé durante este proceso, los bebés en esta etapa por lo general no controlan sus movimientos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Related Posts

Leave a Reply