Por más seguro que aparente ser, un automóvil apagado en medio de un clima de invierno inclemente se hace rápidamente tan frio como el congelador de tu hogar. Esta circinstancia conjugada con principios básicos de física y química puede convertir un ólvido inocente en una verdadera tragedía.

Seis cosas que nunca hay que dejar dentro del carro durante el invierno...

Por más obvio que parezca nunca debemos dejar un ser viviente dentro de un automóvil sin calefacción durante el invierno, por más abrigadas que puedan estar. La hipotermia no es asunto de juego. Las temperaturas extremas pueden dañar a cualquier ser viviente, que va desde confusión y movimientos letárgicos hasta fallas sistemáticas que pueden causar la muerte. Los niños y los ancianos son especialmente susceptibles ya que a sus organismos les cuesta más trabajo y energía regular sus temperaturas internas. Lo mismo aplica para las mascotas.

Seis cosas que nunca hay que dejar dentro del carro durante el invierno...

Medicinas.

Según The New York Times las compañías farmacéuticas garantizan la efectividad de sus medicinas cuando estas son almacenadas a temperaturas de entre 58 a 77 grados Fahrenheit, pero según declaró a ese medio la profesora de farmacéutica de la Universidad de Washington, Skye McKennon entre los 58 y los 86 grados Fahrenheit la mayoría de las medicinas deberían funcionar bien.

Fuera de esos parámetros la efectividad de las medicinas puede afectarse, perdiendo su efectividad o incluso convirtiéndose en agentes perjudiciales para la salud.

Los componentes y los circuitos de los smartphones de hoy en día no deberían sufrir daños significativos a temperaturas gélidas. Sin embargo, las baterías de iones de litio que utilizan son sumamente susceptibles a daños a bajas temperaturas. Es por este motivo que los fabricantes recomiendan no operar los teléfonos a temperaturas menores a los 32 grados Fahrenheit (0 grados centígrados) y no exponerlos a temperaturas menores a los -4 grados Fahrenheit (-20 grados centígrados).

Las baterías de iones de litio pueden dejar de funcionar a temperaturas gélidas, pero como los animales que invernan pueden despertarse. Sin embargo, cada vez que esto ocurre su capacidad se verá mermada considerablemente.

Fluidos a medio llenar.

Aceite de motor, fluidos de transmisión, anticongelante, dirección y frenos y hasta la gasolina deben estar llenos al tope permitido. Cuando existan, hay que sustituir el fluido por una fórmula especial para el invierno, como en el caso del aceite del motor y del fluido de limpia parabrisas.

En el caso de la gasolina hay que evitar circular con un tanque casi vacío. De hecho, lo mejor es nunca dejar que el nivel baje de medio tanque, así se evita que se forme condensación dentro del tanque de gasolina la cual al congelarse puede causar tapones de hielo en las mangueras para el combustible previniendo que el vehículo encienda.

Leave a Reply