Josef Wesolowski supuestamente pagaba por mantener relaciones sexuales con menores en RD. Archivo

Ciudad del Vaticano, Roma.- La primera audiencia del proceso vaticano por pedofilia en contra del ex-nuncio apostólico Josef Wesolowski que inicio hoy, solo pudieron ser leídos los cinco delitos que se le imputan y postergar el proceso a una nueva fecha, seguramente después del verano.
El ex-arzobispo polaco, que fue representante diplomático del Papa en la República Dominicana, fue trasladado a un hospital romano ayer por la tarde. Ahora se encuentra en terapia intensiva. Entre los delitos de los que se le acusa figura el de posesión de material pedo-pornográfico, introducido en el orden jurídico vaticano por Papa Francisco con un “motu proprio” en julio de 2013.
Wesolowski, fue reducido al estado laico el pasado 15 de junio mediante una sentencia canónica en primer grado, emitida por la Congregación para la Doctrina de la Fe, después de ser citado a juicio con el decreto del Tribunal del Vaticano, «por el delito de posesión de material pedo-pornográfico y actos de pederastia» .
El debate en el aula, que duró solo seis minutos, desde las 9.32 a las 9.38 de hoy por la mañana, el promotor de justicia Gian Piero Milano comunicó que el imputado no estaba presente en el proceso porque se encontraba hospitalizado.
El ex-nuncio apostólico, indicó la Sala de prensa de la Santa Sede, se sintió mal ayer por la tarde y fue trasladado a urgencias dentro del Vaticano y después a una «estructura pública», en donde se encuentra todavía «en terapia intensiva».
El Vaticano no especificó nada más sobre el estado de salud del ex-nuncio. El abogado del ex-arzobispo, Antonello Blasi, indicó que supo solo hoy por la mañana que su cliente no habría participado en el proceso.
El Ministerio Público, después de someter la documentación sanitaria que certificaba la hospitalización de Wesolowski al presidente del Tribunal, Giuseppe Dalla Torre (según el artículo 471 del Código de procedimientos penales vigente en el Vaticano, inspirado en el Cógido italiano), pidió la suspensión del procedimiento por contumacia del imputado.
Los abogados defensores hicieron propia la petición y expresaron «tristeza», puesto que el ex-arzobispo polaco «estaba dispuesto» a participar en la primera audiencia (pública y celebrada ante la presencia de un grupo de periodistas).
El presidente consintió, por lo que el proceso volverá a empezar en una fecha todavía por establecer.
Debido al estado de saludo del imputado y al cierre estivo de las oficinas vaticanas, podría volver a comenzar después de las vacaciones de verano. Wesolowski podría ser condenado a una pena de entre 6 y 7 años de cárcel, y eventuales agravantes.
El promotor de justicia leyó la lista de los cinco delitos de los que se acusa a Josef Wesolowski:
1. El primero de ellos fue introducido con una ley firmada por Papa Francisco en un “motu proprio” el 11 de julio de 2013, pocos días antes de que el ex-nuncio fuera llamado a Roma desde Santo Domingo: «por haber poseído y, como sea, haberse procurado de los sitios internet material en el que se representan menores de 18 años involucrados en actividades sexuales explícitas, reales o simuladas, además de imágenes de órganos sexuales de menores exhibidos con objetivos principalmente sexuales. Con el agravante de la posesión de una cantidad considerable». Todo esto sucedió «en la Ciudad del Vaticano y en otros sitios, desde una época imprecisa hasta el 22 de septiembre de 2014», fecha que no hace posible la aplicación del “motu proprio” de 2013, que, como cualquier normativa penal, no tiene carácter retroactivo.
2. En segundo lugar, Wesolowski fue citado al banquilo «por haber, con varias acciones y, en un caso, en concurso con Francisco Javier Occi Reyes y otros desconocidos, corrompido, mediante actos libidinosos, a adolescentes», de entre 13 y 16 años, «con el objetivo de llevar a cabo sobre ellos y en presencia de ellos actos sexuales, comportamientos que por lo menos una vez se llevaron a cabo en un lugar expuesto al público», que se llevaron a cabo «en la República Dominicana», en donde el polaco era representante diplomático del Papa, «hasta agosto de 2013», cuando fue llamado a Roma.
3. En tercer lugar, Wesolowski es procesado, con base en el Código penal, «por haber recibido, ocultado y poseído en dos computadoras a las que tenía acceso, material pedo-pornográfico y, por lo tanto, cosas provenientes de un delito», tanto en la República Dominicana como en otros lugares hasta el 5 de agosto de 2013.
4. En cuarto lugar, se le acusa por haber ocasionado «lesiones graves, constituidas de perturbaciones mentales, a los adolescentes víctimas de los abusos sexuales».
5. En quinto lugar, se le acusa, con base en una ley promulgada por Benedicto XVI el primero de octubre de 2008, de haber «mantenido una conducta que ofende los principios de la religión o de la moral cristiana», «por haber repetidamente accedido a sitios pedo-pornográficos», «en la República Dominicana, hasta agosto de 2013, en Roma, en la Ciudad del Vaticano y en otros sitios hasta el 22 de septiembre de 2014».
El ex-nuncio, confirmó el mismo Procurador general al inaugurar la audiencia, ciudadano vaticano desde el 22 de julio de 1980, vivió en estos últimos meses en arresto domiciliario «en la Ciudad del Vaticano, en la comunidad de los Penitencieros, que se encuentra en el primer piso del Palacio del tribunal del Estado de la Ciudad del Vaticano, en la habitación número 5».

Leave a Reply