A1
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, exhortó ayer a la Cámara de Representantes a que endurezca los castigos para las personas que reingresan al país de forma ilegal, así como para las “ciudades santuario” que se han negado a cooperar con los agentes federales del servicio de inmigración.
Para destacar las iniciativas de ley antes de que sean votadas el jueves, Trump se reunió con los seres queridos de más de 10 víctimas de homicidios perpetrados por personas que estaban viviendo ilegalmente en Estados Unidos. Entre ellos estaba Jamiel Shaw, padre de un joven de 17 años que fue asesinado a balazos en California en 2008 por un hombre que vivía ilegalmente en el país. “Él estaba viviendo el sueño”, dijo Shaw durante un diálogo emotivo, “que fue aplastado”. Shaw fue un orador constante en los eventos de campaña de Trump, donde el ahora presidente frecuentemente habló en contra de la inmigración ilegal, lo que le consiguió muchos votos. Trump está presionando para que se aprueben dos proyectos de ley. Uno de ellos fue bautizado como “Ley Kate” e impondría penas de prisión mínimas obligatorias para aquellos que fueron deportados y reingresaron al país. La segunda propuesta de ley es para retirar algunas subvenciones federales.

Leave a Reply