A la expectativa ante posibles inundaciones por las lluvias provocadas por el huracán Fiona están residentes en barrios de la ribera del río Ozama en Santo Domingo que tradicionalmente se inundan cuando se producen grandes precipitaciones.

Cargando sus pocos ajuares a casas de vecinos, amigos y familiares que viven en las zonas más altas y alistándose para dejar sus casas en cualquier momento estaban este lunes los moradores de los barrios Los Coordinadores I y II, La Cucaracha y La Lila en Santo Domingo Norte.

La Ciénaga y Los Guandules, en el Distrito Nacional, también están al pendiente a una eventual crecida del río y dicen que desde hace varios días los ha embargado la preocupación por no saber si se verán en situación de desastre.

Bajo una llovizna, hombres, mujeres y niños de las citadas comunidades movilizaban este lunes sillas, mesas, muebles, televisores y otras propiedades para evitar tener que dejarlos en caso de verse obligados a salir de sus hogares.

La queja común es que ninguna autoridad ha ido en su auxilio y que por años esperan ser reubicados a donde no corran el peligro a que se exponen cada vez que el Ozama aumenta su caudal.

Los lugareños de distintos puntos de la ribera del Ozama saben por experiencia que el peligro de que sus humildes viviendas queden cubiertas por aguas del afluente podría empezar en los próximos días, incluso cuando las lluvias cesen.

“No es un día que tenemos; son muchos años aquí, todo esto se inunda y es mejor salir antes que tener que lamentar”, dije Rosanna Urbáez, quien reside en Los Coordinadores I junto a su esposo y tres hijos, los que expresa no han dormido desde que las autoridades iniciaron el posible paso de Fiona por el país.

Recuerda que en los más de 20 años que tiene en el lugar ha visto crecidas del río que han durado hasta un mes, en las que muchos se quedan sin hogar y sin ninguna pertenencia, cuando esperan la última hora para salir.

“Nosotros tenemos todo en fundas plásticas y sacando lo más grande primero, porque la ropa y esas cosas hay que tenerlas con uno donde uno se mueve”, explicó.

Karina Santana, quien dice tener 33 años en Los Coordinadores I, expresa que su mayor preocupación es no saber dónde van a permanecer mientras las aguas retoman su cauce, porque hasta el momento no se han presentado autoridades de los organismos oficiales a ofrecerles lugares donde refugiarse.

“Nosotros nos vamos donde sea, hasta en marquesinas de algunas casas hemos pasado temporadas de lluvia, pero a veces uno no sabe para dónde ir”, Lamentó Santana.

La provincia Santo Domingo y el Distrito Nacional están entre los lugares que permanecen en alerta roja ante los efectos del huracán Fiona.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com