En la corte, Hardin Garrard de 59 años de edad luce regordeta y con cola de caballo, parece una típica abuela, solo que con uniforme de presidiaria y esposada. Foto: AP
Si es declarada culpable de asesinato capital, Joyce Hardin Garrard podría unirse a un puñado de mujeres que yacen en el corredor de la muerte de Alabama
Redacción 

 Joyce Hardin Garrard, llamada por un fiscal como “la sargento del infierno”, enfrenta un juicio por hacer que su nieta de 9 años de edad corriera hasta que se desplomó y murió, como castigo por haber mentido sobre un chocolate.

En la corte, Hardin Garrard de 59 años de edad luce regordeta y con cola de caballo, parece una típica abuela, solo que con uniforme de presidiaria y esposada. Foto: AP
En la corte, Hardin Garrard de 59 años de edad luce regordeta y con cola de caballo, parece una típica abuela, solo que con uniforme de presidiaria y esposada.
Foto: AP
Los abogados de Joyce argumentan que su pequeña nieta Savannah Hardin murió debido a otros problemas médicos y no por el castigo que le impuso.

Los miembros del jurado comenzarán esta semana a analizar las diferentes imágenes y conclusiones médicas sobre la muerte de Savannah Hardin hace tres años.

Los investigadores señalaron que la autopsia reveló que la niña sufrió una severa deshidratación y tenía niveles extremadamente bajos de sodio. Compararon su condición a la de un atleta que corrió un maratón sin beber agua, aunque la defensa ha cuestionado los resultados de la autopsia.

Los fiscales afirman que Garrard obligó a su nieta a correr y cargar madera durante tres horas como castigo por una mentira acerca de comer chocolate. Un video tomado en el autobús escolar donde viajaba la pequeña muestra a la abuela diciendo que planeaba hacer que la niña orriera “hasta que no pudiera más”.

Con información de AP

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com