Un adolescente bangladesí recibió el viernes el Premio Internacional de la Paz Infantil de 2020, de la fundación holandesa KidsRights, por su aplicación móvil que ayuda a adolescentes a denunciar el acoso en internet.

“Hay que tomar medidas serias ahora mismo. Los adolescentes siguen siendo vulnerables a los delitos en internet y al ciberacoso, en particular en los tiempos que vivimos”, declaró el galardonado Sadat Rahman, de 17 años, a la AFP en una entrevista telemática.

Rahman recibió el premio, entregado el viernes durante una ceremonia realizada por videoconferencia, por haber desarrollado una aplicación móvil para ayudar a adolescentes a denunciar el acoso y los delitos cibernéticos en su distrito de Narail, en el oeste de Bangladés.

Gracias a la aplicación “Cyber Teens”, adolescentes víctimas de delitos cibernéticos pueden contactar a un equipo de jóvenes voluntarios, incluido el propio Sadat, que alerta a la policía y a los trabajadores sociales.

Cuenta que la idea le vino “tras el suicidio de una joven de 15 años a raíz de sufrir acoso por internet”.

“Decidí que los adolescentes necesitaban ayuda y que debemos actuar para evitar que otros menores se enfrenten a la misma tragedia”, explicó Rahman.

Las otras dos finalistas este año eran la mexicana Ivanna Ortega Serret, de 12 años, activista contra la contaminación del agua, y la irlandesa Siena Castellon, de 18 años, que ayuda a los alumnos que sufren problemas de aprendizaje y autismo.

Este premio recompensa cada año desde 2005 a un menor por sus compromisos con los derechos de los niños. Entre los antiguos ganadores figuran, en especial, la activista ecologista sueca Greta Thunberg y la militante paquistaní de la educación, Malala Yusafzai.

La recompensa, que consta de 100,000 euros (118,000 dólares) que son invertidos en proyectos ligados a la causa del premiado, fue entregada por Malala Yusafzai, premiada en 2013 y Premio Nobel de la Paz en 2014.

La aplicación de Sadat Rahman, descargada unas 1,800 veces, ya ha permitido realizar ocho detenciones, incluidos adultos acusados de haber enviado imágenes pornográficas a menores.

Desde la aparición de la pandemia de COVID-19, asociaciones expresaron su creciente preocupación ante el aumento de los delitos en internet, en especial en relación a los contenidos de pornografía infantil.

En abril y mayo, el acoso cibernético aumentó alrededor de un 70 % en el mundo, según un estudio reciente de KidsRights.

Leave a Reply

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com