La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa) culpó a las federaciones de fútbol de este país y de Argentina, así como a la CONMEBOL por el caos que obligó a suspender el partido dominical de la eliminatoria mundialista entre ambos archirrivales.

El encuentro se interrumpió a los siete minutos, cuando un agente de Anvisa y un policía ingresaron en la cancha de la Arena Neoquímica para retirar a cuatro jugadores de la selección argentina. De acuerdo con la agencia, esos futbolistas debían estar guardando cuarentena.

Más tarde, el encuentro se suspendió.

El portero Emiliano Martínez, el zaguero Cristian Romero, el volante Giovani Lo Celso y el extremo Emiliano Buendía son jugadores de la Liga Premier inglesa que estuvieron en Reino Unido en los 14 días previos a su llegada a Brasil.

Se les investiga por proporcionar información presuntamente falsa a las autoridades.

Anvisa enfatizó en “la falta de colaboración en el cumplimiento de los protocolos de salud por parte de todos los involucrados” incluyendo la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), la CONMEBOL y los propios futbolistas.

“Deliberadamente obstruyeron y avergonzaron a los agentes públicos mientras desempeñaban su trabajo a favor de la salud del pueblo brasileño”, indicó la Anvisa en un comunicado emitido el miércoles.

Las dos federaciones nacionales y la CONMEBOL niegan haber cometido actos indebidos. Sin embargo, la Anvisa insistió en su reporte que los tres organismos intentaron falsear el estatus de los cuatro jugadores en cuestión hasta una hora antes del puntapié inicial.

La agencia añadió que su agente decidió ingresar en la cancha después de que escuchó los himnos nacionales, lo que consideró una evidencia concluyente de que no se cumpliría con la regulación sanitaria de Brasil.

“Cuando llegamos al túnel nos detuvimos porque vimos que el partido estaba ya en desarrollo, así que comenzamos una serie de conversaciones con varias personas que se identificaron como integrantes de la CONMEBOL la CBF y la AFA”, indicó la dependencia sanitaria, citando al agente que entró en el terreno de juego.

Tras una conversación, los miembros de la agencia habrían recibido permiso para entrar a la cancha y notificar a los jugadores.

“Un representante de la CBF trató de pedir que esperáramos hasta el descanso, de modo que los jugadores en cuestión fueran sustituidos”, señaló la Anvisa. “No accedimos, porque aquello no era una negociación. Era una acción legal y coercitiva por una falta de cumplimiento. Insistimos en que los cuatro jugadores debían ser notificados”.

El agente dijo que nunca tuvo la intención de que el partido se suspendiera.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com