Al menos dos miembros de las fuerzas de seguridad afganas murieron el viernes y otros cuatro resultaron heridos por la explosión de un coche bomba suicida en la puerta de entrada occidental a la capital del país, Kabul, dijo un funcionario.

El objetivo del ataque eran un puesto de control de las fuerzas gubernamentales cerca del acceso, explicó el vocero del Ministerio de Interior, Tariq Arian.

Nadie se atribuyó de inmediato la autoría del atentado, pero las sospechan recayeron de inmediato sobre los talibanes.

La violencia y el caos se han incrementado en el país en los últimos meses a pesar de las negociaciones entre el gobierno y los talibanes en Qatar para encontrar una solución a décadas de guerra. Los dos bandos han conseguido pocos avances.

El incidente en el puesto de control del ejército se produce tras semanas de violencia que incluyeron el ataque de un pistolero a principios de mes, reivindicado por la filial del grupo extremista Estado Islámico, que mató a 22 personas, en su mayoría estudiantes, en la Universidad de Kabul.

El jefe de los negociadores del gobierno, Abdullah Abdullah, instó el viernes a los talibanes a alcanzar un entendimiento y hallar una solución pacífica a la guerra. “Hemos ofrecido vías, pero los talibanes no están tratando de llegar a un acuerdo”, apuntó.

En la víspera, combatientes talibanes atacaron un control de las fuerzas de seguridad gubernamentales en la provincia de Kunduz, en el norte del país, matando a cinco soldados e hiriendo a otros dos, señaló Esmatullah Muradi, vocero del gobernador de la región. El Ministerio de Defensa dijo que 10 insurgentes talibanes fueron abatidos en el enfrentamiento.

El enviado de paz de Estados Unidos para Afganistán, Zalmay Khalilzad, ha estado presionando para lograr un acuerdo para la reducción de la violencia o un alto el fuego, algo a lo que los insurgentes se han negado alegando que la tregua permanente formaría parte de las negociaciones.

Leave a Reply

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com