La Oficina Judicial de Atención Permanente del Departamento de Justicia de La Romana aplazó por tercera vez el conocimiento de las medidas de coerción, ahora contra cuatro de los implicados en el triple asesinato a tiros de dos empresarios y un mayor de la Policía Nacional, en esta ciudad.

La jueza Franchesca Silvestre acogió la solicitud de los abogados de la defensa de los imputados Robert Méndez, Rafael Alís de la Cruz Vásquez (Fonqui), Domingo Montesino Abreu y de Domingo Ureña (Ridel), éste último se entregó ayer en Monción, Santiago Rodríguez, como la persona que alquiló la habitación en una cabaña de La Romana, de donde se ubicó el objetivo, que de acuerdo con la investigación de la Policía Nacional, era el empresario Mártires Paulino.

La audiencia está pautada para la 9:00 de la mañana del próximo lunes.

Los abogados argumentaron que necesitaban tiempo para seguir conociendo las piezas acusatorias depositadas por el Ministerio Público.

El hecho ocurrió la tarde del pasado sábado. Las autoridades tienen en su poder dos pistolas ocupadas a Méndez en Santo Domingo.

“Los detalles de los apresamientos, de la investigación, se darán en su debido momento para no entorpecer la investigación… el debido proceso hay que garantizarlo, no se nos desesperen que vamos muy avanzados”, explicó el titular de la Policía, Edward Sánchez González.

Solo uno de los atacantes penetró al Dealer MPK, propiedad de Paulino y, sin mediar palabras, disparó a los tres hombres mientras estos conversaban en la parte exterior del negocio.

El ataque ocurrió en horas de la tarde en el negocio indicado, ubicado en el kilómetro 3 y medio de la avenida Profesor Juan Bosch (carretera La Romana-San Pedro de Macorís), al lado de una villa que tenía Castro.

El informe policial precisa que el atacante despojó al mayor de su arma de reglamento para, de inmediato escapar en una motocicleta Tauro, modelo CG, color negro, que dejó abandonada en el sector Los Maestros, del municipio Villa Hermosa, donde le esperaba una yipeta negra.

El informe de la Policía Nacional precisa que los autores intelectuales acordaron pagar un millón de pesos por la cabeza de Paulino.

La Policía sostiene que los apresados y otros prófugos forman parte de una supuesta red de sicarios que ejecutan personas por paga.

Domingo Ureña, según los investigadores, alquiló un apartamento en Villa Hermosa, de donde se planificó la acción criminal, que terminó con la vida de tres hombres.

Domingo Montesino Abreu habría planificado y avanzado parte del dinero para ejecutar a Mártires Paulino Castro, pero que los otros dos hombres murieron por infortunio de la vida, por estar en el lugar donde se localizó a Paulino Castro, el supuesto objetivo del plan.

Randy, según la Policía, fue quien disparó a diestra y siniestra contra los empresarios y el oficial de Policía que murió tres días después del ataque.

El pago para silenciar a Paulino Castro, conforme la Policía, se acordó por US$900 mil, que pagaría Domingo Montesino Abreu, quien no llegó completar el pago.

La Policía no ha explicado en qué condición se encontraba en la escena del triple asesinato el mayor Isidro Aquino Gómez.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com