La moda cada vez se vuelve más encantadora, de lo cual han dado fe los grandes desfiles internacionales que trazan las pautas a seguir al mundo entero. Se han llevado a cabo con poquísima asistencia o simplemente en formato virtual, a causa de la pandemia del COVID-19.

Tal fue el contexto en el que la marca Louis Vuitton dio a conocer su propuesta para la primavera-verano 2021. En la que resaltaron los llamativos mosaicos art déco de grandes almacenes parisinos, comprados y restaurados por el grupo LVMH y que la reapertura en abril de 2020 tuvo que ser aplazada por el coronavirus.

Con bob corto y peinado con gomina hacia atrás, la modelo se presentó al selecto público vestida con unos pantalones tipo pinza anchos en tonos beige y con una sudadera ancha en la que se leía el mensaje “Vote!” (¡Vota!) en letras pop.

La pasarela contó con una riqueza de básicos reinventados y con el estilo innegable de Ghesquière, a medio camino entre el mitificado “chic” parisino y el rock ochentero, coronado por su amada silueta de triángulo invertido para estilizar la figura.

Asimismo, las gabardinas y cazadoras de anchísimas proporciones y hombros caídos completaron el toque masculino, contrarrestado con tops de lentejuelas con la espalda al descubierto, vestidos cortos con estampados pop, como si llevaran luces de neón, y zapatos de tacón inspirados en los zuecos de madera de Suecia.

Todo en la pasarela fue un juego de volúmenes y contrastes: los pantalones, largos y fluidos, se llevaron con camisas de seda, transparencias y tacones; los minivestidos iban con zapatos planos tipo “Oxford”, y los vestidos lentejuelas bajo cazadoras deportivas.

Leave a Reply

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com