Filas de más de tres horas se registraron este miércoles en distintos centros de vacunación de la capital chilena, con cientos de personas esperando para recibir la dosis de refuerzo contra el COVID-19, lo que obligó a las autoridades a fortalecer el plan de vacunación.

“Algunos vacunatorios van a abrir los fines de semana y se mantendrán las estrategias de extramuros (en instalaciones móviles). Vamos a apoyar a las comunas que tengan mayor demanda”, anunció la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza.

La saturación se registra desde que se abrió hace más de 15 días la aplicación de la tercera dosis para los menores de 55 años y se ha intensificado esta semana, sobre todo en Santiago.

“Ya he visitado tres centros esta mañana y me dicen que solo se alcanza cupo si se llega antes de las 7 de la mañana”, se quejó a Efe el profesor universitario Felipe Castellano.

‘En mi pega (trabajo) no me dan permiso para faltar cuatro horas, que es el tiempo que demoran las filas’, se lamentó por su parte a Efe la dependienta Marta Velasco en un centro de vacunación en el barrio capitalino de Ñuñoa.

Chile es uno de los países con la mayor tasa de vacunación del mundo, con más de 13,2 de los 19 millones de habitantes del país con la pauta de dos dosis completa, en su mayoría con la china Sinovac, pero también de Pfizer, AstraZeneca y CanSino.

El país, que también está vacunando a menores hasta los 6 años, comenzó a aplicar la dosis de refuerzo en agosto y desde entonces ya la han recibido más de 5,2 millones de personas.

“Les pedimos a todos que seamos lo más responsable posible, están aumentando los números y es hora de ponerse la dosis de refuerzo”, indicó Daza, quien rechazó que haya desabastecimiento de vacunas.

Chile, que estuvo durante meses con la pandemia muy controlada, atraviesa por un leve repunte de infecciones de COVID-19, con los casos activos superando este miércoles por primera vez desde julio los 10.000.

En las últimas 24 horas, se registraron seis muertos y 1.753 casos nuevos de COVID-19, lo que eleva el balance final en 37.697 decesos y 1,69 millones de infectados.

La tasa nacional de positividad (el porcentaje de positivos del total de PCR realizados) superó por segundo día consecutivo la barrera del 3 %, aunque las autoridades insisten en que la presión hospitalaria se mantiene controlada, con menos de medio millar de personas en cuidados intensivos.

Para tratar de frenar los contagios, las autoridades sanitarias anunciaron el lunes una reducción de los aforos en la capital e intensificaron la campaña de vacunación de la dosis de refuerzo.

El propio presidente chileno, Sebastián Piñera, alertó ese mismo día que habrá más restricciones para los 1,2 millones de rezagados que aún no se han vacunado. EFE

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com