Puede ocurrir en cualquier momento, ya sea en un evento familiar, en una celebración con amigos, una presentación en el colegio o universidad y hasta en una reunión del trabajo, pero siempre se presentan circunstancias en las que uno se ve obligado a hablar en público. Desafortunadamente, para algunas personas este es un acto muy difícil y hasta es una fuente de ansiedad y estrés. Por eso, a continuación, te recomendamos algunos consejos de parte de expertos de la comunicación para lograr una comunicación efectiva cuando se te presente la próxima oportunidad de hablar en público.

“Mi consejo es que la persona que va a hablar sepa y esté seguro de lo que va a hablar. Una de las cosas que más desconcierta y crea mayor inseguridad es cuando una persona no se prepara bien. Por ejemplo, cuando tengo charlas muy largas, me tomo todo un mes de preparación (y muchísima ansiedad). Hay que saber bien de qué se va a hablar y darle toda la coherencia a lo que se va a decir. Eso es básico, pero también poner el corazón, el entusiasmo y toda la energía, porque sino la gente siente que lo que dices es falso”.

“A la hora de comunicar, y queriendo que tu comunicación sea efectiva, lo más importante es prepararte. Tienes que prepararte, porque a la hora de emitir el mensaje es importante que tengas ideas muy claras. Debe existir absoluta coherencia entre lo que dices y el lenguaje no verbal. El lenguaje no verbal no puede competir con el contenido del mensaje y debe de ser absolutamente coherente. Es importante saber también que la comunicación ha cambiado, hoy en día es más rápida, es tratar de decir más en el menor tiempo posible, por supuesto, guardando la ecuanimidad, que no te sientas forzado cuando estás comunicando. Además, está la autenticidad, mientras más auténtico eres a la hora de comunicar, el mensaje va a llegar mucho mejor y será apreciado porque cuando no hay autenticidad la comunicación se bloquea”.

“La mayor barrera y limitante para hablar en público es el miedo escénico. De todos los recursos que conozco para superarlo, creo que el más útil es el cambio de mentalidad: asumir que el miedo no es tu enemigo, sino tu aliado, y que el público está loco porque te vaya bien. Cuando aceptas el miedo como una reacción natural de tu cuerpo para prepararte mejor, para escenificar bien ante el público, tiendes a tranquilizarte y a usarlo como una palanca a tu favor. De igual manera, da confianza partir de la premisa cierta de que el público desea que te vaya bien. Nadie quiere sufrir la vergüenza ajena ni nadie, como público, quiere pasarla mal, ni que tú la pases mal como expositor. Pensar estas dos ideas te sosiega y te hace ver al “monstruo”, como llaman al público en el famoso Festival de Viña del Mar, como un manso cordero o un grupo de cheerleaders”.

“En mi opinión, aparte de lo básico de conocer a tu audiencia, proyectar seguridad y la voz, el mejor consejo que pienso que se puede dar a la hora de hablar en público es prepararse y familiarizarse con lo que uno va a hablar, porque cuando uno sabe de qué va a hablar puede improvisar las palabras, pero no las ideas. Es decir, familiarízate muy bien con lo que vas a decir de manera que, ante cualquier imprevisto, ya esa información la tienes, ya está ahí, la dominas y puedas sobrellevar cualquier situación que se presente”.

“Nueve de cada 10 personas padecen miedo escénico. La mayoría de ellos son profesionales en lo que hacen, pero la ansiedad de hablar en público les impide destacar. Mis recomendaciones son: dominar el tema para hablar con propiedad y proyectar confianza; contar la idea usando storytelling para generar conexión emocional; usar la respiración como técnica para controlar la ansiedad; activar el sistema nervio parasimpático; y usar la técnica del Efecto Priming para generar impacto emocional con palabras estratégicas”.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com