La vida trae muchas sorpresas y es posible que una de ellas es que después de que cumplas 40 años, por algún motivo u otro, decidas cambiar de carrera. Esto no es una meta imposible y, en algunos casos, hasta ha sido el primer paso para alcanzar el éxito. Aun así, no deja de ser un proceso complejo al que hay que dedicarle mucho tiempo y empeño. Por eso hemos recopilado algunas sugerencias para facilitar tu transición hacia una nueva carrera y una nueva etapa en tu vida.

No solo es sumamente importante investigar todos los detalles relacionados con la profesión en la que quieres laborar, sino qué requisitos debes cumplir para poder ejercerla y hacer una lista de qué tipo de oportunidades y riesgos pueden aparecer en esta nueva carrera, pero también es necesario plantearse metas profesionales claras y crear un plan para alcanzarla.

Si la nueva carrera que has elegido tiene algo en común con tu profesión anterior es una gran ventaja, pero, aunque este sea el caso siempre es recomendable realizar cualquier tipo de curso, taller o entrenamiento, ya sea presencia o virtual, pero lo importante es que esté relacionado con el área en la que te vas a desempeñar. Nunca es tarde para adquirir nuevas habilidades y estar dispuesto a adaptarse a nuevas situaciones es esencial.

Una vez elegida la nueva carrera a la que te vas a dedicar, es de gran ayuda hacer networking y crear una red de contactos profesionales que posiblemente te proporcionen oportunidades de crecimiento o de referencia. Esto implica participar en actividades relacionadas con el sector elegido, ya sean eventos presenciales o virtuales. Hoy en día también ayuda tener presencia en redes sociales como LinkedIn y saber cómo proyectar tu perfil.

Tener un CV bien hecho siempre es importante, especialmente en caso de incursionar en una nueva carrera. Este es el momento de rehacer tu currículum para resaltar habilidades y experiencias acumuladas que se pueden aplicar a tu nueva carrera, además de cualquier tipo de preparación académica o entrenamiento especializado adicional que también te conviertan en la persona ideal para el cargo que deseas.

Como se está iniciando de cero hay que estar preparado para ser el “nuevo” de la empresa y esto implica hacer tediosas tareas, asumir nuevas responsabilidades, acostumbrarse a nuevas metodologías de trabajo y otros desafíos similares. Es esencial mantener una mentalidad flexible y creer en tu habilidad para sobrellevar estos retos.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com