" alt=""/>

El cáncer es una enfermedad en la que células anormales se dividen, crecen y se diseminan por el cuerpo sin tener un control. Por su incidencia en la tasa de mortalidad a nivel mundial el mes de octubre está dedicado a la sensibilización del cáncer de mama.

Ante el miedo que esta enfermedad puede representar en la población, Gleivy Noyola, sobreviviente de cáncer y paciente del Centro de Radioterapia Integral Radonic, cuenta cómo hacerle frente a los efectos secundarios que esta conlleva y cómo enfrentar el temor que causa.

Noyola comentó que le diagnosticaron cáncer de mama en el año 2017, cuando tenía 23 años de edad y que le era imposible creer que padeciera la enfermedad, pero a pesar del diagnóstico nunca se sintió enferma, sino que asumió una actitud positiva que la ayudó a superar su condición.

Su cáncer en principio era un calcinoma ductual insutu. Sin embargo, cuando el doctor José Ramírez la operó ya el cáncer había pasado a su fase invasiva por lo que la refierieron a la doctora Irene Estévez en RODI. Está le indicó ocho quimioterapias, y posteriormente fue sometida a 25 radioterapias por parte de la doctora Jazmín García, según un comunicado.

“Estas dos oncólogas, Irene Estévez y Jazmín García, son ángeles caídos del cielo como yo las llamo definitivamente con sus capas convertidas en batas”, expresó.

“La verdad es que la quimioterapia es muy difícil, hay momentos en que sientes que ya no tienes fuerzas, piensas dejar de luchar y son tantos sentimientos encontrados en los que solo quieres dormirte y no despertar”, manifestó.

Recordó que con solo pensar en el medicamento que le inyectaban para la quimioterapia era suficiente, pero que el amor por la vida, la fortaleza de Dios y el apoyo de sus seres queridos la impulsaron a seguir adelante.

“Quería que los veintiún días pasaran rápido y tener mi próxima quimioterapia, porque sabía que estaba llegando a la meta, sabía que la batalla ya la estaba ganando y gracias a Dios el día 3 de junio de 2019 terminé mi última radioterapia”, comentó la paciente.

Gleivy Noyola sigue en tratamiento puesto que el proceso aún no concluye del todo. Sin embargo, continúa agradecida de Dios y de la vida por darle otra oportunidad y poder dar su testimonio de que se puede, que el proceso es difícil, pero vale la pena dar la pelea.

Exhortó a todas las mujeres que padecen de esta enfermedad a no rendirse nunca y dijo que cuando más oscura es la situación hay que seguir esforzándose hasta el final y dejar que la voluntad de Dios obre en sus vidas.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com