WASHINGTON.— El Congreso aprobó este jueves un proyecto de ley de $484,000 millones para ayudar a los negocios y hospitales, además para ampliar las pruebas de diagnóstico, consciente de que hace falta más para combatir la pandemia del COVID-19.

[Nuestra cobertura completa sobre el coronavirus]

Con 388 votos a favor y 5 en contra, la Cámara aprobó la medida que ya había sido aprobada a viva voz en el Senado este martes, y la enviará en breve al Despacho Oval para la firma del presidente, Donald Trump, posiblemente esta misma noche.

Durante una rueda de prensa, Trump aplaudió el esfuerzo bipartidista para la aprobación de los fondos.

Se trata de una medida “interina” que repone parte de los fondos ya agotados dentro del tercer plan de estímulo económico aprobado el mes pasado, mientras los legisladores continúan negociando un cuarto plan de rescate. Algunos demócratas tildaron la medida como “alivio económico 3.5”.

Es, además, la cuarta iniciativa aprobada por el Congreso en un lapso de siete semanas para responder a la pandemia del COVID-19, que se ha cobrado la vida de más de 48,000 personas  en este país, según un recuento de la cadena NBC.

El monto total desembolsado por el Congreso ronda ahora los $2.8 billones, en lo que se considera el mayor esfuerzo de respuesta a una emergencia nacional en la historia del país. Tras este voto, el Congreso reanudará su sesión el 4 de mayo.

Las inéditas imágenes de televisión mostraban cómo muchos legisladores regresaron al Capitolio, por primera vez desde su último voto el pasado 27 de marzo, luciendo mascarillas y guardando distancia en los corredores y en el pleno de la Cámara Baja.

El voto, de hecho, ocurrió en tandas de 10 minutos cada uno y en pequeños grupos de 60 legisladores organizados en orden alfabético de sus apellidos, para evitar aglomeración en el pleno, que lucía casi vacío.

El voto definitivo tomó aproximadamente 90 minutos debido a las medidas de “distanciamiento social”, para el que se realizó primero una limpieza profunda en el salón.  Bajo reglas especiales, la medida sólo requirió el “sí” de dos tercios de los miembros.

La medida aprobada este jueves sucede en paralelo a las álgidas negociaciones que mantienen ambos partidos con la administración Trump para un cuarto plan de ayuda económica.

Los legisladores caminaron hacia el pleno de la Cámara Baja, guardando prudente distancia, para votar una medida de emergencia para negocios y hospitales
En el Capitolio el 23 de abril, los legisladores caminan hacia el pleno de la Cámara Baja, guardando prudente distancia, para votar una medida de emergencia de $484,000 millones para negocios y hospitales    (AP Photo/Andrew Harnik)AP / AP

Por ahora, los demócratas y republicanos siguen sin lograr un acuerdo para un megaproyecto de ley que destine más fondos a los gobiernos locales y estatales, algunos de los cuales ya estaban en números rojos cuando fueron asolados por la pandemia.

Por encima de la estela de contagios y muertes, la pandemia ha diezmado negocios y ha ocasionado despidos y millonarias pérdidas. Ya hay más de 26 millones de personas en las filas del desempleo.

Por ello, la medida de emergencia desembolsa $310,000 millones para reactivar el Programa de Protección Salarial (PPP, por su sigla en inglés), que otorga préstamos a pequeñas y medianas empresas (PYMES) para cubrir los salarios de sus empleados y demás gastos operacionales.

El programa, a cargo de la Administración federal para los Pequeños Negocios (SBA, por su sigla en inglés), agotó los casi $350,000 millones en fondos otorgados al PPP en el tercer plan de estímulo económico, tras aprobar 1,6 millones de préstamos.

Según la administradora de la SBA, Jovita Carranza y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, la agencia aprobó en menos de 14 días lo que normalmente acumula en solicitudes de préstamos en más de 14 años.

La nueva medida también autoriza $60,000 millones para préstamos y subvenciones de la SBA para asistencia por desastres; $75,000 millones para que los hospitales mejoren su capacidad de respuesta al COVID-19 y el tratamiento de pacientes, y $25,000 millones para aumentar las pruebas de diagnóstico del coronavirus.

[Para más información sobre las ayudas y recursos para pequeñas empresas visite la sección de Nuetros Negocios]

Continua exclusión de inmigrantes

En declaraciones a Noticias Telemundo, el congresista demócrata por Illinois, Jesús ‘Chuy’ García, dijo que, si bien es urgente apoyar a las empresas y hospitales, el Congreso “sigue excluyendo a millones de inmigrantes que necesitan la ayuda, incluyendo niños estadounidenses” de padres inmigrantes.

“Estos niños nacieron en EE.UU. y pueden tener uno o ambos padres indocumentados, pero éstos no han recibido ayuda para sus familias” ni en los cheques directos que otorgó el gobierno, señaló.

Queda pendiente,  según García, más ayudas para estudiantes universitarios endeudados y personas que necesiten asistencia de vivienda, y medidas que favorezcan a las pequeñas empresas más que a las grandes corporaciones y bancos como hasta ahora.

Los trabajadores agrícolas y otros considerados “esenciales” para la economía, como los que cuidan de ancianos o hacen entregas a domicilio, tampoco tienen ayudas, pese a que “están exponiendo sus vidas al hacer su trabajo”, subrayó.

El congresista demócrata por Illinois, Jesús "Chuy" García, trabaja en su oficina en Washington siguiendo las medidas de protección contra el COVID-19
El congresista demócrata por Illinois, Jesús “Chuy” García, trabaja en su oficina en Washington siguiendo las medidas de protección contra el COVID-19. García votó a favor del paquete de ayuda de emergencia por $484,000 millones pero insiste en que el Congreso debe incluir ayudas para los inmigrantes. Foto cortesía del congresista Jesús “Chuy” García / Noticias Telemundo

García lamentó el ambiente hostil en el Congreso que impide un acuerdo bipartidista, especialmente porque el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, se opone a un cuarto plan de estímulo.

“¿Cuántos proyectos de ley hacen falta para que haya algo concreto para nuestras comunidades, para los inmigrantes y las familias trabajadoras de la nación?”, preguntó García, al acusar a Trump de ser, a su juicio, “el principal obstáculo” para la cooperación bipartidista.

La medida al menos amplía significativamente los fondos para las pruebas de diagnóstico, algo que han venido exigiendo durante semanas muchas asociaciones médicas, sindicatos de profesionales de la salud, y grupos cívicos.

Las pruebas son una pieza clave para la reapertura paulatina de la economía estadounidense.

Las autoridades del Grupo de Trabajo sobre el coronavirus de la Casa Blanca, entre éstos los médicos Anthony Fauci y Debbie Birx, han insistido en que la reapertura de los negocios y espacios públicos tiene que realizarse de forma escalonada y “responsable”, para evitar una segunda ola de contagios.

Las pruebas de diagnóstico ayudarían a determinar quiénes y cuántos están contagiados del coronavirus, y cuándo podrían reintegrarse a sus trabajos, tomando en cuenta que una persona puede transmitir el virus aún sin presentar síntomas.

Además del paquete de ayuda de emergencia, la Cámara Baja también aprobó una resolución, en una votación de 212-182, para crear un subcomité que supervise la gestión de la crisis sanitaria por parte del gobierno, específicamente la distribución de los fondos ya aprobados en el tercer plan de estímulo económico.

Vea también: 

Más de 26 millones de desempleados en Estados Unidos por la crisis del coronavirus

Uno de cada cinco neoyorquinos se ha contagiado de COVID-19, según resultados de los tests de anticuerpo

Un segundo brote de coronavirus durante el próximo invierno podría ser devastador, afirman los expertos