" alt=""/>

Son varios los estudios científicos que aseguran que los niños pueden sostener la atención entre 30 y 40 minutos de corrido, ya sea de manera presencial o de manera virtual. A raíz de esto es que se implementaron los descansos y recreos en la modalidad escolar.

Este formato de clases virtuales puede ser complicado para los adultos y muchas veces puede ser aún más complicado para los niños. Necesitan, sin la presencialidad, de mayor atención y un esfuerzo más grande para comprender, procesar y seguir toda la información que los docentes entregan. Además, el uso prolongado de pantallas daña la visión y cansa.

Todo esto se suma a las tareas de los adultos, que también están trabajando o estudiando cada vez más de manera virtual. Por eso, los especialistas sugieren adoptar los siguientes hábitos para poder aprovechar de la mejor manera esta modalidad.

Intenta organizar un espacio para los juegos y para el ocio de los más pequeños, que pueda ser compartido. Mirar una película, jugar un juego o leer un libro son algunas de las alternativas.

Quítales la sensación de que tienen que poder con todo. Sin abusar y entendiendo cada caso en particular, presta atención a lo que experimenten incluso cuando eso sea el desgano. Si esto aparece, conversa con los docentes respecto a los tiempos y prioridades.

Trata de organizar las tareas más complejas para el momento del día en el que más despiertos estén y más energía tengan. Ayúdalos en las tareas más complejas para que puedan cumplir con todo en tiempo y en forma.

Por último, organiza las rutinas en relación a las tuyas, a tus tiempos laborales, atendiendo el momento en el que los más pequeños deban cursar.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com