A pesar de que al llegar la pandemia del COVID-19 todo pareció detenerse y, en cuestiones de afán, hasta llegó a parecer una solución a la vida aajetreada poco tardó esa quietud y encierro a generar otros factores con los mismos efectos que causa un estilo de vida a alta velocidad.

La ansiedad, el sedentarismo, los cambios en el patrón alimentario, ser profesores en casa, en nuestro cerebro ocurren ciertas modificaciones que nos ayudan a adaptarnos a lo que está pasando, a sobrevivir a la crisis pero dentro de esos procesos de adaptación ocurren estragos y dentro de las vías más afectadas tenemos las vías del sueño que pueden afectarse solas o ligadas a otros procesos Neurobioquímicos como el estrés, ansiedad o trastornos de adaptación, dice Natalia Montero Cruz, psiquiatra y psicoterapeuta.

Los grandes ladrones del sueño

“Dentro de los elementos que más afectan el patrón del sueño encontramos la modificación en los hábitos por ejemplo cuando nos levantamos 7:00 de la mañana el cerebro calcula que le quedan al menos 12 -14 horas de actividad, imagínate lo que pasa cuando te levantas 11:00 de la mañana ó al mediodía. Otro elemento que nos afecta de forma directa es ahora no estamos tan cansados físicamente, debemos recordar que una de las funciones del sueño es repararnos por eso llegas muy agotado del trabajo es posible que duermas más pues tu cerebro tiene más que reparar pero ahora por más que freguemos no nos cansamos tanto y al cerebro le toma mucho menos tiempo la reparación y resulta que nos despertamos antes ( observar si te despiertas cansado o no) “, explica la especialista.

De manera que si eres de los que la pandemia le llevó el buen dormir, la doctora Montero Cruz deja algunas recomendaciones generales que seguro te ayudarán a recuperar el descanso integral:

Crea una rutina. Levantarse temprano y a la misma hora.

Lleva una vida activa. Evita tomar siestas porque en ellas descansas y se te va el sueño.

Ejercítate. Preferiblemente temprano, medita y escucha música relajante.

Usa el poder natural. En el día tener las ventanas abiertas que se pueda ver el sol en la noche apagar luces.

Limita la cama. Solo úsala para dormir o el acto sexual, nada de TV, aparatos electrónicos u otros distractores

Relájate. En la tarde limita las noticias, sustituye con chistes, memes, libros y cosas irrelevantes

Habla. Comunícate con tus seres queridos o amigos, si algo te preocupa o afecta emocionalmente compártelo.

Apóyate en los demás. Si necesitas ayuda en algo has una lista de personas a quien puedas recurrir y pídela.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com