La construcción de las edificaciones del nuevo mercado municipal y plaza artesanal, que se está construyendo en los terrenos de la antigua zona franca o Parque Industrial de Higüey, tiene alrededor de año y medio paralizada.

Así lo dio conocer Frank de Jesús, vocero del Sindicato de Mercaderes del municipal Higüey, quien informó que la construcción empezó con buen pie, pero que los trabajos están paralizados.

El activista social expuso que la construcción se encuentra actualmente entre un 35 o 40 %, aproximadamente.

“Necesitamos que la partida que corresponde para la continuidad del mercado municipal sea asignada para que los trabajos los reinicien cuanto antes”, exteriorizó.

Sostuvo que, como mercaderes, como sindicato, les exigen al Estado, que a través de las instancias correspondientes, agilicen los trabajos de la construcción del nuevo mercado y plaza artesanal de Higüey.

Argumentó que es una obra que hace mucha falta porque están trabajando en un lugar donde no es viable.

A juicio del mercader, el nuevo centro comercial suplirá una gran demanda en materia de comodidad y calidad para que la población adquiera los productos ofertados por ellos en mejores condiciones.

En esa tesitura, Jairo Caraballo, vendedor del mercado y representante de los mercaderes, reveló que desconocen la razón por cual la construcción del mercado está detenida.

Detalló que están solicitando al ministro de Obras Públicas, Deligne Asención, la continuidad de la construcción de esa obra porque el mercado que funciona actualmente no es viable para la ciudadanía y ni para todos ellos.

Obras Públicas explica

En respuesta a esta situación, el viceministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Luis Bastardo, expuso que en la semana próxima se deben estar reiniciando los trabajos del mercado.

Expresó que la obra está en sus inicios, alrededor de un 20 %, que constará de varios módulos y que el costo oscila por los 187 millones de pesos.

En otro orden, afirmó que una de las razones de la paralización de la obra se debió a problemas con una columna de la zapata que vaciaron.

“Cuando se le fue a someter a prueba de concreto, no paso la prueba, entonces, esa fue la principal causa que detuvo los trabajos, pues, cuando tu sometes a evaluación un elemento estructural y no da a la carga para la que está diseñado, automáticamente hay que demoler o hacer un rediseño”, informó.

Bastardo dijo que no se le podía permitir a los contratistas que siguieran construyendo porque hay algo que está mal, en este caso, algo vital para entonces echar la losa.

Debido a esto, especificó que el Departamento Estructural de esa institución tardó un tiempo en hacer un nuevo diseño para un refuerzo, que cumpla con lo especificado en el diseño estructural.

Además, aclaró que hace alrededor de 15 días que se hizo un pago a los contratistas de la cubicación, porque paralelo a la situación del elemento estructural, eso paró la entrega de recursos, ya que, lo primero era resolver el problema y luego proceder con el pago.

Reveló que el pago de la cubicación ronda unos 20 millones de pesos.

El funcionario manifestó que los contratistas también solicitaron a esa cartera del Estado un equilibrio de precio, porque los precios que tenían los materiales en ese entonces, ha cambiado bastante.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com