La Oficina para el Reordenamiento del Trabajo del Transporte (Opret) informó que más del 90 por ciento de las escaleras eléctricas y ascensores funcionan con normalidad, mientras usuarios reclaman la reparación de algunos de esos medios de transporte vertical que les afectan en varias estaciones.

De las 212 escaleras eléctricas que tienen las dos líneas del Metro de Santo Domingo hasta el pasado martes 14 habían 11 apagadas al igual que 17 de los 104 ascensores.

De acuerdo con la Opret, la disponibilidad de transporte vertical del sistema Metro, al marte 14, era de seis escaleras en mantenimiento, para un 97.17 % y 13 ascensores, igual al 87.50 % del total disponible.

Reporteros de Diario Libre, atendiendo a denuncias de usuarios, realizaron un recorrido por las 34 estaciones que conforman las dos líneas y se constató que 11 de las escaleras eléctricas estaban apagadas, algunas por mantenimiento.

En la línea 1 no estaban en funcionamiento una en la estación Centro de Los Héroes, dos en la Juan Pablo Duarte, dos en la Pedro Livio Cedeño. En esa misma línea los ascensores que no estaban en funcionamiento eran diez:  uno en la estación Caamaño, uno en la Casandra Damirón, tres en la Juan Pablo Duarte, dos en la Peña Batlle, dos en la Pedro Livio Cedeño y uno en Los Tainos.      

Usuarios de la línea 2 explicaron que dos de las escaleras de la estación María Montez, tienen siete meses que no funcionan, lo que causa inconvenientes a personas envejecientes y con discapacidad psicomotoras.

“Como siete meses tienen escaleras sin funcionar y lo que más pique da es que ni ponen un letrero ni explican a la gente el problema”, explicó Higinio Urbáez, mientras que Rosa Escalante dijo que sube sofocada al tener que salir del Metro caminando.

“Yo llegó allá arriba ahogándome, y sudo muchísimo porque no funciona esa escalera”, mientras señala la del lado derecho, de las dos que llegan hasta la superficie.

Técnicos trabajan en una de las escaleras, pero de acuerdo con la Opret en ese caso específico el problema es causado por dos piezas que se dañaron y que hay que comprar fuera del país, proceso para el cual Compra y Contrataciones pone una serie de condiciones que ralentizan el proceso.

Las autoridaes consideran normal la paralización de escaleras y ascensores por mantenimiento o porque estén dañados por uso, sobre todo, porque muchos de esos equipos no fueron los de mejor calidad para ese tipo de sistema de transporte masivo.    

En la línea 2 la cantidad de escaleras apagadas eran siete e igual cantidad de ascensores. Estaban apagadas dos en la Horacio Vásquez, dos en la Ramón Cáceres, una en la Freddy Beras Goico y dos en la María Montez. En la misma línea los ascensores fuera de servicio eran siete. Uno en la Eduardo Brito, uno en la Manuel de Jesús Troncoso, dos en la Mauricio Báez, dos en la Coronel Fernández Domínguez,uno en la Ulises García Saleta.

La línea con estaciones y trenes más limpios y organizados es la 2, o la roja, mientras que la 1, la primera puesta en funcionamiento desde hace 13 años, tiene algunos de sus trenes con ligero deterioro de la pintura interna, mientras que las estaciones Los Tainos y Peña Batlle, Máximo Gómez y Gregorio Luperón presentan un mayor grado de suciedad.

La Máximo Gómez y Gregorio Luperón, Gregorio Urbano Gilbert y Mamá Tingó presentan suciedad de excrementos de palomas y deterioro de la pintura de las estructuras metálicas.

En algunas de las estaciones, sobre todo en la línea 1, la gente lanza los recibos de recarga en los rieles, en las columnas y pega chíclet en las estructuras al subir o bajar por las escaleras eléctricas.     

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com