Dilia Leticia Jorge Mera despidió a su hermano, Orlando Jorge Mera, en su última morada en el cementerio Puerta del Cielo con unas sentidas palabras que recordaron lo inseparables que eran.

Como su único hermano del matrimonio entre el expresidente de la República, Salvador Jorge Blanco y doña Asela Mera de Jorge (ambos fallecidos), Dilia Leticia lo calificó como su “hermano, amigo y consejero”.

“Eras lo que me quedaba de mamá y papá”, expresó entre sollozos. Dijo que en este último año y medio se vieron más que en años anteriores.

La funcionaria que se desempeña como viceministra de Innovación, Transparencia y Atención Ciudadana expresó que el asesinado ministro de Medio Ambiente estaba feliz haciendo lo que le gustaba.

“Cada vez que ibas al Palacio (Nacional) nos veíamos. Te brindaba ese café que tanto te gustaba. Yo te decía que te quería y seguías en tus afanes. Extrañaré esos encuentros”, dijo entristecida.

Agregó en su emotivo mensaje ante el féretro de su hermano lo siguiente: “Siempre te decía ‘Te ves explotado, pero feliz’. -‘Tu cree’- respondía, y yo le decía:”¡Claro! y nos reíamos”.

“Cuando papá y mamá murieron tú me dijiste -ahora tenemos que estar más unidos que nunca- y yo te dije: ‘Claro’ y honramos ese compromiso hasta el final”.

En su discurso, la hermana expresó que extrañará su complicidad, las risas, las conversaciones, los cafés, consejos y la sabiduría que le brindaba el político que procreó dos hijos con Patricia Villegas, Orlando y Patricia Victoria.

“No siempre pensábamos igual, pero nos queríamos y respetábamos tanto que nos apoyábamos entre nosotros”.

Manifestó que su relación de hermandad y familia se basó en el amor, respeto, apoyo en sus decisiones y, sobre todo, “nos teníamos admiración”.

Con dificultad para hablar, continuó con sus sentidas palabras a la memoria de Jorge Mera y a la vez agradeció todas las muestras de apoyo.

“Te confieso que me llené de temor porque eras mi apoyo, eras lo que me quedaba de papá y mamá y me sentí en el aire, pero estas horas, con la avalancha de abrazos, de mensajes, de demostraciones de amor, de cariño hacia ti, hacia nosotros, amigos, amigas, gente que trabajaba con papá y mamá… El pueblo, Orlando, la familia completa está contigo y yo sé que no estoy sola“.

“Me quedo con la paz de que te fuiste haciendo lo que te gustaba y hacías con tanta pasión, que estabas feliz y, sobre todo, porque tú estás con papá y mamá. Gracias por estar presente para mi y por apoyarme”.

Lo describió, además, como un hermano solidario y un tío impecable con Isabel y Elia, y transmitía la misma paz que su madre, doña Asela Mera de Jorge.

Finalizó diciendo que siempre lo van a tener en sus corazones y pensamientos y en su accionar. “Y como papá y mamá nos decían todos los días: unión, fuerza y amor. Venceremos. Te quiero, Orlando”.

En el sepelio estuvieron al lado de los familiares, la primera dama de la República, Raquel Arbaje; el presidente del Senado, Eduardo Estrella; el comunicador Guillermo Gómez, que pronunció el panegírico, así como familiares, amigos y personalidades de la vida política y jurídica que conocieron a Jorge Mera a lo largo de sus 55 años de vida.

A las 4:39 de este miércoles arribó al Cementerio Puertas del Cielo la carroza fúnebre con los restos del ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Orlando Jorge Mera, donde le dieron cristiana sepultura.

El padre Juan Pablo, de los Heraldos del Evangelio, inició el servicio con un padre nuestro y cedió la palabra al comunicador Guillermo Gómez que tuvo a su cargo el panegírico y quien definió a Jorge Mera como uno más de sus hijos.

Jorge Mera fue asesinado este lunes de siete disparos por su amigo de infancia, Miguel Cruz, cuando penetró su despacho en la sede de Medio Ambiente, en reclamo de que sus solicitudes fueran atendidas, según detalla el expediente del Ministerio Público.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com