El ministro estonio de Interior, el ultraderechista Mart Helme, anunció este lunes su dimisión a raíz de sus comentarios del domingo, en los que calificó de “corrupto” al presidente electo de Estados Unidos, el demócrata Joe Biden, y consideró “falsificadas” las elecciones norteamericanas.

En una rueda de prensa recogida por medios locales Helme aseguró que se marchaba para preservar la coalición de gobierno, pero reiteró que consideraba que no había hecho “nada” que perjudicase a su país o que no hubiesen dicho ya “los medios libres de Estados Unidos”.

“Tras las calumnias y mentiras de los medios estonios, ayer noche decidí dimitir. Estoy cansado. No hice nada ayer que pudiese poner en riesgo la seguridad de Estonia. No he dicho nada que no ha sido ya dicho por los medios de Estados Unidos, por los medios libres de Estados Unidos”, afirmó Helme.

Poco después de sus polémicas declaraciones en un programa de radio, el primer ministro estonio, Jüri Ratas, tachó de “absurdos” e inapropiados los comentarios de Helme, lo que tensó la situación dentro del Ejecutivo.

“Críticas maleducadas basadas en información espuria y ‘fake news’ no es procedente para los ministro de la República de Estonia”, agregó el primer ministro, que subrayó la importancia de las relaciones bilaterales con Estados Unidos.

En su rueda de prensa el dimisionario ministro del Partido Popular Conservador de Estonia (EKRE) se mantuvo, sin embargo, desafiante: “No se me puede callar, nadie me puede callar. El primer ministro no puede callarme, el presidente o los periodistas no pueden callarme”.

Helme regresará ahora al puesto que dejó libre en el Riigikogu (Parlamento) al ser nombrado ministro, porque en el sistema estonio los miembros del Ejecutivo no pueden pertenecer al Legislativo.

Su partido debe ahora designar al nuevo ministro, pues el acuerdo de gobierno asigna el Ministerio de Interior a la formación de extrema derecha. El líder del EKRE e hijo del ministro dimitido, Martin Helme, indicó este lunes que en seguida encontrará a un “buen candidato”.

Este domingo los ministros de Interior y Finanzas de Estonia, Mart y Martin Helme cargaron contra Biden en el programa semanal que el EKRE financia los domingos en la emisora TRE Radio recurriendo a algunos de los argumentos empleados por los seguidores del presidente saliente, Donald Trump.

El ministro de Interior afirmó que Biden fue encumbrado a la victoria por los servicios secretos y tanto el presidente electo como su hijo, Hunter Biden, son “personajes corruptos”.

Su hijo afirmó sin aportar pruebas que “las elecciones han sido falsificadas” y consideró que a partir de estos comicios “no tiene sentido hablar de democracia o Estado de derecho” en Estados Unidos.

“Si esto sucede, si tumban a (Donald) Trump, la Constitución de Estados Unidos ya no sigue vigente”, añadió.

Mart Helme también refirió un sueño que dijo haber tenido días antes de las elecciones en el que aparecía Trump caminando por un campo cubierto “de tripas y entrañas”.

“Al final Trump vencerá. Será el resultado de una lucha inmensa, quizá incluso sangrienta. Pero la Justicia prevalecerá”, remató.

La llegada del EKRE al gobierno en 2019 como socio minoritario de la coalición liderada por el primer ministro conservador Jüri Ratas estuvo ya marcada por la polémica, como cuando su actual líder, Martin Helme, hizo signos supremacistas en su primera intervención parlamentaria.

Leave a Reply

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com