El abogado del exdirector del Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur), Juan Carlos Torres Robiou, se quejó de la forma en la que fue arrestado su cliente, a “altas horas de la noche” y a pesar de que siempre se mostró dispuesto a colaborar con el Ministerio Público en el caso de corrupción Operación Coral, al cual se le involucra.

Cándido Simó calificó como “un sin sentido” el “atropello” durante su apresamiento después que había acudido “voluntariamente” a una cita que le hizo el titular de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), Wilson Camacho, quien lo interrogó por más de seis horas.

“Es un sin sentido el arresto del general Juan Carlos Torres Robiu en altas horas de la anoche, el atropello no era necesario, si este oficial sabiendo que estaba siendo investigado no ocultó nada, no distrajo nada, se puso por escrito a disposición del Ministerio Público (…) Cada vez que fue citado compareció solo o con sus abogados, ayer fue voluntariamente al citatorio de Wilson Camacho, declaró a su interrogatorio por más de seis horas”, indicó.

Torres Robiou fue detenido anoche junto al general Julio Camilo de los Santos Viola, también de la Fuerzas Áreas, y el general Boanerges Reyes Batista, del Ejército de República Dominicana.

El operativo alcanzó también al capitán de navío Franklin Antonio Mata Flores, a José Manuel Rosario Pirón, a los coroneles Carlos Augusto Lantigua Cruz y Miguel Ventura Pichardo; a Erasmo Roger Pérez Núñez, al cabo Jehohanan L. Rodríguez Jiménez y a César Félix Ramos Ovalle.

Durante el operativo Coral 5G en la continuación del caso Coral que lleva a cabo el Ministerio Público, se realizaron 49 allanamientos.

Los arrestados están acusados de formar parte de la red que supuestamente estafó al Estado con más de 3,000,0000.00 millones de pesos.

“Si van a hacer algo malo, háganlo bien, porque el mundo gira y el respeto a la dignidad, el buen nombre y las garantías son malas hasta que algún día tocan la puerta de tu casa”, afirma Cándido Simo en referencia a la actuación de las autoridades.

Según el relato de Raúl Girón Jiménez, uno de los involucrados en Operación Coral, el hoy apresado general Juan Carlos Torres Robiou era parte de los que recibían el dinero en transferencias obtenido de diversas maneras dentro de la red y que se llegó a falsificar un documento de su empresa RG&S Soluciones Financieras con el objetivo de justificar la compra de un apartamento en la zona turística de Las Terrenas, el mismo que el Ministerio Público consideró como sospechoso el alquiler con el inmueble registrado a nombre de la empresa Único Real State e Inversiones SRL, propiedad de la pastora Rossy Guzmán y de su hijo Tanner Flete Guzmán.

El inmueble el exdiretor del Cestur lo tenia alquilado en 3, 000 dólares mensuales.

La red operaba nombrando policías y militares en el Cestur a los cuales le ponían la condición que debían entregar el 70 por ciento del salario a los miembros del “grupo de malhechores”.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com