En los últimos años un titular se ha repetido varias veces en los principales medios, en él se relata la lamentable muerte de algún “influencer” o “youtuber”, un hecho evitable que, en la mayoría de los casos, viene precedido de problemas mentales no tratados ni identificados y soledad a pesar de tener tantos “seguidores”.

A juicio de la presidenta del Colegio de Psicólogos, la psicóloga clínica, Ana Simó, aunque la presión de tener el mayor número de seguidores puede ser un detonante no es la única, y esta situación debe ser asumida de forma mucho más compleja.

“La persona que piensa o toma la decisión de suicidarse está pasando por un estado emocional de tristeza, como una depresión, que muchas veces no asume como tal”, revela a Diario Libre. Y continúa: “Como muchas de estas figuras están manejando mucho éxito y tienen personas que las adulan, ellas entienden que ese vacío existencial las va a llenar su éxito, pero no le dan importancia a la salud mental, a los cambios anímicos y a esos deseos de quizás no trabajar, muchas veces se enfrascan en mucho trabajo, pero después duran un tiempo sin hacerlo, y eso se lo achacan a muchas cosas, sin pensar en cómo está su salud mental o cómo están sintiéndose respecto a la vida, y esto los lleva muchas veces a darse cuenta de que por más cosas que tengan a su alrededor no son felices”, relata la también directora del centro Vida y Salud.

El “influencer” Carlos Durán, quien en su canal de YouTube cuenta con casi cinco millones de seguidores, coincide con la profesional de la salud en la presión a la que viven sometidos los creadores de contenido.

“Yo sí siento mucha presión, nunca lo he dicho públicamente, pero yo he sufrido de ansiedad fuerte, yo he estado grave ansioso, y es por el hecho de que, y tomo esto como denuncia, las redes (ninguna se salva, Twiter la peor), no están siendo lo estrictas que deberían ser con el comportamiento de sus usuarios; cualquier persona te puede atacar por redes sociales, escondiéndose detrás de un ‘user’, y cuando son muchos mensajes que recibes durante mucho tiempo de ‘haters’, personas vacías, que lo único que los llena es como sentir que acaban con la vida de otros”, se quejó el famoso youtuber dominicano.

“Cuando llega el fanatismo de querer amenazar a otros por redes sociales, los creadores de contenido sí lo sienten”, reiteró.

Ante las informaciones que apuntan a las muertes de varios famosos influencers, Simó señala que “cuando realmente se dan cuenta de que, por más cosas que puedan tener a su alrededor no son felices, entonces algunos toman la decisión que no es cobardía ni valentía, sino que entienden que no hay solución a su problema, algunos usan alcohol o droga, pero cuando pasa el efecto, los hace sentir mal nuevamente”, señala Simó. “Y esto los lleva a un cansancio, no tienen las fuerzas para seguir luchando”, explica.

Carlos Durán considera que querer ser más famosos haya impulsado a los tiktokers que han tomado esa decisión y coincide con Simó en que deben tener una situación de salud mental que no identificaron en su momento.

“Yo creo que es producto del odio que tenemos en redes sociales, como se vio reflejado recientemente en la Eurocopa porque dos jugadores fallaron unos penales. Esto también se evidenció con la tiktoker dominicana Chikibombón que aún recibe insultos”.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com