SD. El Gobierno vivía en armonía con una población que le aplaudía casi todas las medidas hasta la pasada semana, cuando se conoció el plan de gravar el salario de Navidad, los servicios digitales y las compras en dólares con tarjetas de crédito.

Esas disposiciones provocaron una ola de críticas que obligó al presidente a llamar a una rueda de prensa el pasado sábado, en la que precisó que todas las medidas serán consensuadas con la sociedad y que no se impondrá nada.

El martes, llegaron en horas diferentes al Palacio Nacional, Héctor Valdez Albizu gobernador del Banco Central, y Miguel Ceara Hatton, ministro de Economía, con quienes el primer mandatario pudo haber acordado la flexibilización de los gravámenes con los cuales se busca completar el presupuesto del próximo año, el cual asciende a un billón 37,842.3 millones pesos.

También la primera dama, Raquel Arbaje, salió en defensa de su esposo y adelantó que “los impuestos serán revisados”, pues debían cumplir con presentar el proyecto de ley.

Hay muchas expectativas para el discurso, pautado para hoy, a las 9:00 de la noche, a través de una cadena de televisión, radio y medios digitales, en el que el jefe de Estado se volverá a referir al tema.

Leave a Reply

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com