PARÍS (AP) — A Roger Federer le irritó que se insinuara que estuviera tratando de demorar el partido.

Cuando recibió una infracción por retrasar el juego en el Abierto de Francia, el astro suizo de 39 años no dudó el jueves en protestar ante el juez de silla y su adversario, Marin Cilic.

La advertencia se dio durante el segundo set, luego que Cilic se quejó dos veces ante el juez de que Federer se demoraba demasiado para recibir un saque.

“Marin, ¿estoy jugando muy lento?”, dijo Federer. “Tengo clara la regla. Me muevo de un rincón a otro para ir por mi toalla. No lo estoy haciendo a propósito”.

Federer, 13 veces ganador del premio anual de la ATP al tenista con la mejor conducta deportiva, recordó lo poco que ha jugado desde que la pandemia de coronavirus propició cambios en el procedimiento entre los puntos. Los jugadores ahora tienen que buscar sus toallas.

La discusión interrumpió el duelo algo más de tres minutos y pareció sacar de ritmo a Federer durante el resto del segundo set, pero puso orden y cantó victoria 6-2, 2-6, 7-6 (4), 6-2. La victoria instaló a Federer en la tercera ronda de Roland Garros, su primera participación en una cita de Grand Slam en 16 meses.

Federer mostró en el tercer set que no guardaba ningún tipo de rencor hacia Cilic, concediendo un punto que no había perdido.

En el primer punto de un desempate que fue clave, el croata clavó un saque cerca de la raya y Federer lo dio como un ace. El umpire se bajó de su silla y cantó que el saque fue afuera, pero Federer concedió el punto a Cilic de todas formas. La tecnología de video confirmó que la pelota picó afuera.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com