El director del hospital Robert Reid Cabral, Clemente Terrero, pidió que este centro sea declarado en estado de emergencia pues esta a punto del colapso, con crédito cerrado por los suplidores, deuda superior a los 145 millones de pesos y gran parte de los equipos averiados.

A través de una nota de prensa, Terrero indicó que una auditoría realizada en el centro de salud arrojó que gran parte de los equipos médicos están dañados, entre estos, el UPS de la central de imágenes tiene dos años averiados, igual que el tomógrafo y dos aparatos de rayos X portátiles.

Según dijo, otros equipos dañados son 15 de los 31 ventiladores que tiene el hospital, la mitad de las bombas de infusión y las dos terceras partes de los monitores están averiados.

Agregó que todos esos equipos se deben sustituir porque no sirven.

Terrero señaló que otra situación que afecta el hospital es el cierre de varias áreas de internamiento como la sala de infectología y, explicó, que actualmente allí hay un déficit de 75 camas con relación al último censo del 2016 que tenía 350 disponibles.

“El descalabro económico obedece a que los funcionarios del pasado gobierno le dieron todo el poder a la gestión del hospital para que hiciera lo que quisieran, sin ningún tipo de control, que lo llevó a la bancarrota económica y administrativa”, precisó Terrero.

Afirmó que la administración pasada del Robert Reid Cabral manejó unos 500 millones de pesos en los dos años que estuvo al frente, de los cuales 400 millones fueron de diferentes fuentes de ingresos, sumando 80 millones de pesos que le incrementaron a la deuda acumulada hasta ese entonces.

“La deuda 145 millones de pesos tiene la presente gestión en serias dificultades, sobre todo con los suplidores, los cuales no quieren despachar los insumos, medicamentos y materiales que el hospital necesita para mantenerse funcionando”, preciso el director del centro pediátrico.

Terreno enfatizó que “lo que hemos detectado en nuestras evaluaciones en el hospital es que no hubo un manejo prudente del gasto hospitalario, todo lo contrario, pasaron los límites permitidos por la lógica gerencial y la falta de tacto sumergió el centro en la crisis en que se encuentra”.

El doctor Terrero solicitó al Servicio Nacional de Salud (SNS) asumir la deuda del hospital Robert Reid Cabral o al menos que asuma el 50 % de lo adeudado para que ese centro pueda brindar servicios con eficiencia.

“Prometemos al pueblo dominicano y al Gobierno que esta gestión sacará el hospital Robert Reid Cabral de la situación en que fue metido por administración pasadas. Vamos a continuar adelante y sabemos cómo lo haremos, ya que contamos con la ayuda de Dios, del presidente Luis Abinader, del director del Servicio Nacional de Salud, de personas de buen corazón y de los que se han comprometido con apoyarnos”, aseguró el director del hospital estatal.

Leave a Reply

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com