" alt=""/>

En la República Dominicana, la depresión es la tercera enfermedad mental que más ha afectado a la población desde marzo, cuando llegó la pandemia del COVID-19 al país.

Así lo confirma el doctor Alejandro Uribe Peguero, encargado del Departamento de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social.

En primero y segundo lugar están la ansiedad y el trastorno de sueño, respectivamente, según indicó el especialista durante una actividad en la que iluminaron de verde el edificio de la institución, puesto que este 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental.

Al ser abordado sobre los suicidios que están ocurriendo en el país, el doctor indicó que a nivel mundial, antes del COVID-19, la tasa de suicidios era un 6 % por cada 100 mil habitantes y después de la pandemia, es de un 6.5 %.

O sea que el incremento no ha sido tan significativo”, sostiene Uribe Peguero.

Precisó que el 90 % de las personas que se suicidan sufren de depresión o de algunas enfermedades físicas. También hay un 5 % que toma esa fatal decisión sin sentir ningún tipo de enfermedad. Por lo que el empleado que se lanzó de El Huacal pudo haber estado en este pequeño porcentaje, precisó el especialista.

“Yo me resisto un poco a decir que ese señor se suicidó con alguna situación relacionada con la pandemia porque hay personas que en la mejor de las circunstancias cometen suicidios”, puntualizó Uribe Peguero.

En cuarto lugar, según el profesional, está el problema de adaptación. Indicó que las personas que sufren esta enfermedad son las más vulnerables al momento de descontrolarse en la situación que vive el país.

Al conmemorarse este sábado el Día de la Salud Mental, el Ministerio de Salud Pública recomienda a la población mantener el acercamiento emocional -aunque físicamente estén aislados- para evitar el estrés y las reacciones emocionales negativas que se presentan en un momento determinado, por la crisis sanitaria y económica que puede desencadenar en otras situaciones de salud física y mental.

“Aunque el estrés no es una enfermedad, sino un estado de tensión interna que exhibe una persona cuando tiene que enfrentar una situación dada, es una parte natural de nuestras vidas cotidianas. No siempre puede evitarse, pero se puede aprender a manejarlo buscando opciones de vida saludable”, dijo el doctor Uribe Peguero.

El profesional de la conducta recomendó a las personas mantenerse activas, aunque por el momento, por la situación de la COVID-19, se deben limitar las salidas, manteniendo comunicación de manera directa con familiares y amigos; hacer ejercicios, leer, realizar actividades junto a familiares, entablar conversaciones con personas de confianza sobre cualquier tema que les atormente ayudará a ver las situaciones de otra manera distinta.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com