" alt=""/>

La ONU alerta de una hambruna de "proporciones bíblicas" que ...

 

 

 

El director del Programa Mundial de Alimentos de la ONU señaló que la crisis de hambruna mundial puede llegar en pocos meses. Venezuela se encuentra entre los países más vulnerables.

El director del Programa Mundial de Alimentos de la ONU (WFP por sus siglas en inglés), David Beasley, señaló este martes en un informe, que el planeta está al borde de enfrentar una nueva pandemia, pero que esta vez será de hambruna.

PUBLICIDAD

El alto funcionario dijo que incluso antes de que iniciara la pandemia del coronavirus, se preveía que 2020 sería el año con la peor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial alimentada por conflictos armados como los que ocurren en Siria, Yemen y Sudán del Sur, además de los desastres naturales que cada día son más frecuentes debido a los patrones climáticos cambiantes.

“A la crisis económica que tenemos en Etiopía, Sudán y el Líbano, que afecta a millones de refugiados sirios, se suma ahora el covid-19, por lo que estamos a puertas de la tormenta perfecta”, indicó Beasley.

De acuerdo a datos de la ONU, diariamente 821 millones de personas en el mundo se van a dormir de hambre crónica, un dato escalofriante que se suma al Reporte Global de la Crisis de Alimentos emitido este martes y que señala que actualmente 135 millones de personas se enfrenten a una crisis de hambruna sin precedentes.

“Esto significa que 135 millones de personas en el mundo se están muriendo de hambre, pero lo peor es que el análisis del Programa Mundial de Alimentos muestra que para finales de 2020 tendremos otros 130 millones adicionales de seres humanos que estarían en las mismas circunstancias, lo que arrojaría una cifra total de 265 millones de personas muriendo de hambre”, dijo Beasley.

El WFP se encarga de dar comida a cerca de 100 millones de personas diariamente y al menos 30 millones de ellos dependen de esas ayudas para mantenerse con vida, según ha indicado el organismo internacional.

“Si no alcanzamos a suplir esta demanda diaria, estamos seguros que comenzarán a morir de hambre cada día 300,000 personas en un periodo de 3 meses. Pero esta cifra no incluye el incremento de hambruna debido a la pandemia del coronavirus”, indicó el director del programa, afirmando además que podría haber una crisis de hambruna en al menos 36 países del planeta.

La estimación fue anunciada junto con la publicación del Informe Mundial sobre Crisis Alimentarias, elaborado por el Programa Mundial de Alimentos y otros 15 socios humanitarios y de desarrollo.

Datos clave

Según el Reporte Global de la Crisis de Alimentos, la mayoría de las personas que sufrieron inseguridad alimentaria aguda en 2019 se encontraba en países afectados por conflictos (77 millones), cambio climático (34 millones) y crisis económicas (24 millones de personas). Los datos del informe indican que entre los 10 países con las peores crisis alimentarias del 2019 se encuentra Venezuela, que junto a otras 9 naciones representa el 66% de la población mundial en situación de crisis.

“El covid-19 es potencialmente catastrófico para millones de personas cuyas vidas ya penden de un hilo. Supone un golpe para millones de personas que solo pueden comer si ganan un salario. Los confinamientos y la recesión económica mundial ya han diezmado sus ahorros. Solo se necesita un shock más, como el coronavirus, para llevarlos al límite. Debemos actuar colectivamente ahora para mitigar el impacto de esta catástrofe mundial”, indicó Arif Husai, el economista en jefe del WFP.

El informe señala también que actualmente 1,600 millones de niños y adolescentes no están asistiendo a las escuelas debido a los confinamientos y cerca de 300 millones de ellos no están recibiendo alimentos que se acostumbran a dar en los planteles educativos, por lo que su nutrición ha bajado considerablemente y ahora su sistema inmunológico es menor y los hace más vulnerables de contagiarse.

PUBLICIDAD

“Exhorto con urgencia a este Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a que tome medidas para que lidere una campaña donde podamos evitar una crisis de hamburna como la que se avecina si no hacemos algo ya. Un cese al fuego mundial es requerido con urgencia“, dijo Beasley, señalando que es primordial que las partes envueltas en conflictos armados, garanticen a su organismo el acceso para ayudar a las comunidades menos favorecidas del mundo.

El funcionario adujo que están coordinando planes de donaciones a nivel internacional para acelerar las ayudas humanitarias a estas regiones donde perecerán cientos de millones de humanos de no hacerse algo urgente.

“Si no actuamos ya, estaremos enfrentando una crisis múltiple de hambruna de proporciones bíblicas en unos pocos meses”, finalizó Beasley.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com