Unos veinte minutos antes del mediodía de ayer en República Dominicana, miles de personas empezaron a notar que sus intentos de comunicarse por el servicio de mensajería de Whatsapp no funcionaban. Al mismo tiempo, las redes sociales Facebook e Instagram se encontraban fuera de línea.

Minutos después, y para algunos luego de varios reinicios de sus móviles, se conocía el porqué: una caída mundial de su funcionamiento.

Así que no solo unos 7 millones de usuarios activos en medios sociales en República Dominicana, según el Informe del resumen global digital 2021 (Digital 2021 Global Overview Report) – de We Are Social y Hootsuite-, eran afectados por este fallo, sino alrededor de 4,200 millones de usuarios activos en medios sociales, un 53.6% de la población mundial.

Con esta caída miles de millones de personas vieron paralizados sus interacciones por medio de estos servicios, que no solo contemplan el ámbito personal, sino también de negocios y comercio.

Poco tiempo después de conocerse la avería, en su cuenta oficial en Twitter (que no es propiedad de Facebook, como si lo es Instagram y Whatsapp), la empresa informaba que “Somos conscientes de que algunas personas tienen problemas para acceder a nuestras aplicaciones y productos. Estamos trabajando para que todo vuelva a la normalidad lo antes posible y pedimos disculpas por cualquier inconveniente”.

En las horas siguientes, varios medios de comunicación internacionales informaban detalles sobre lo que posiblemente pasaba, algunos citando fuentes anónimas dentro de la compañía, cuyas oficinas centrales se encuentran en Menlo Park, California, Estados Unidos.

Entre los datos que se hacían públicos se reportaba que expertos en seguridad de la compañía trataban de identificar la raíz del problema, que algunos empleados del equipo de seguridad señalaban como poco probable un ciberataque, y que “probablemente se debió a una mala configuración de las computadoras servidor”.

Además, The New York Times informó de problemas internos de la compañía, que afectaron sistemas de seguridad y herramientas de programación, incluso no permitía la entrada y salida de la sede central de sus empleados, debido a que sus credenciales dejaron de funcionar, así como la desaparición de la plataforma de comunicaciones internas de Facebook, Workplace.

Pasada más de cuatro horas del fallo, el jefe tecnológico de Facebook, Mike Schroepfer, tuiteó que “sus equipos están trabajando tan rápido como es posible”.

Luego de más de seis horas fuera de servicio, las tres aplicaciones comenzaron, de a poco y de manera desigual, a funcionar. “Gracias por soportarnos”, escribió en Twitter el responsable de la comunicación oficial de Facebook, Andy Stone, luego de informar que estaban volviendo a estar en línea.

La última interrupción significativa de Facebook fue en noviembre 2019, cuando un error técnico afectó sus sitios durante 24 horas en varios países.

“Sabemos cuál es el problema, lo que no se ha dicho es la causa que lo originó”, comentó a Diario Libre Mite Nishio, ingeniero en sistemas y consultor en tecnología, al explicar en qué consistió el apagón global de Facebook, Instagram y Whatsapp.

“Tuvieron problemas con el Domain Name System (DNS). Este es un sistema que traduce el nombre de un sitio web (por ejemplo http://Facebook.com) a una serie de números llamados direcciones IP, que es lo que entienden los equipos ruteadores en Internet para dirigir el tráfico al sitio correcto”, apuntó.

Para ponerlo más claro, planteó el siguiente símil: “Es como la libreta de teléfonos, uno no se aprende todos los números de teléfono pero sí los nombres de las personas. Al borrarse los datos en el DNS de Facebook entonces el tráfico no podía llegar a sus servidores”.

“Al arreglar este problema, las informaciones tienen que actualizarse en todos los ruteadores y servidores del mundo” agrega y apunta que esta es la razón por la que el servicio de estos sitios se restableció en algunos lugares primero que en otros.

“No está claro si fue un sabotaje, un ataque de hackers, o una falla en la infraestructura”, señaló sobre el desconocimiento de las causas de esta avería.

El apagón global de estos tres servicios ocurrió un día después de que se revelará en una entrevista televisa la informante anónima que filtró miles de páginas de documentos internos de Facebook al diario The Wall Street Journal, cuyos reportajes han dejado en entredicho la credibilidad de la compañía.

“Se daban conflictos de interés entre lo que era bueno para el público y lo que era bueno para Facebook. Y Facebook una y otra vez elegía aquellos que le beneficiaban como ganar más dinero”, dijo el domingo Frances Haugen, ex empleada de Facebook, en el programa “60 Minutes”.

Haugen trabajó como gestora de productos en el equipo de integridad cívica, que tenía bajo su cargo proteger los procesos electorales en la red social. Testificará hoy ante el subcomité de Protección al Consumidor del Senado de Estados Unidos, que investiga las prácticas en Facebook a raíz de lo publicado en el Wall Street Journal.

De acuerdo con lo filtrado, Facebook habría aplicado las políticas de moderación de forma diferente a cuentas de celebridades, políticos y usuarios de alto perfil o no las habría aplicado en absoluto. También, según una investigación interna, encontró que Instagram estaba afectando la salud mental de los adolescentes, pero no compartió sus hallazgos aún cuando sugirieron que esta red social era un lugar “tóxico” para muchos jóvenes.

La agencia EFE reseñó que la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo ayer que los documentos “dejan claro que la auto-regulación no está funcionando” y que “refuerzan la gran preocupación que el presidente (Joe Biden) y legisladores de ambos partidos han expresado sobre el poder y la manera de operar de estos gigantes mediáticos”.

Esta situación provocó ayer una caída de Facebook de cerca de un 4.9 % en Wall Street, lo que representa perdidas por unos US$5,900 millones.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com