" alt=""/>

Una de las ventajas de vivir en un país caribeño, como lo es República Dominicana, es que cualquier momento es propicio para ir de playa o resort, por eso no es de sorprendernos la gran acogida en el ámbito local de la moda para vacacionar. Entre las tantas propuestas que existen resalta la de Daniela Espinal, quien a través de ‘La Pulguita Molly’ pone a disposición de quienes les gusta tomar un merecido descanso de la rutina, piezas y accesorios artesanales asequibles, de calidad y que responden a las necesidades medioambientales de hoy en día.

“Muchas veces salí de compras y me llamaba la atención el alto costo de la ropa de playa. Entonces entendí que, como isleños, debíamos contar con propuestas tan básicas como las requeridas para unas vacaciones, a mejores precios, aunque sí de excelente calidad”. Así nos comenta Daniela que surgió este proyecto, del cual nos cuenta más.

¿Cuál es la intención que se esconde detrás de La Pulguita Molly?
La Pulguita Molly tiene una intención impoluta, primero de compromiso en la reutilización de material orgánico que afecte zonas vulnerables, segundo, de enaltecer el oficio artesanal local, con piezas ejecutadas totalmente a mano, sin la utilización de grandes maquinarías, y así lograr prendas de gran valor, que serán el complemento de atuendos de personas identificadas con el consumo de moda sostenible, tanto en nuestra línea de ropa como de accesorios.

¿De dónde obtienes los materiales para tus creaciones?
Los tallos de Jacintos de Lilas, son el material focal de la línea de accesorios de nuestra marca. Son extraídos de las costas, humedales y ríos de nuestra isla y están dentro del listado de las 100 especies más tóxicas del mundo. Estas cumplen con un ciclo de bondades dentro del agua, hasta un punto, ya que si no son sacadas influyen en la toxicidad de las aguas. Por esta razón siento el profundo compromiso de aportar a través de mi arte utilizando las lilas. Para los bordados, son esenciales elementos como pedrería, creaciones diseñadas y hechas por mí. Me gusta mucho trabajar con bohuco tejido, yute, hilos orgánicos, entre otros. Siempre atada a la influencia de elementos naturales.

¿Cómo se conjuga la esencia de la artesanía dominicana en cada uno de tus bolsos?
Mis bolsos y carteras muestran pasión, colorido, consciencia ambiental, cualidades especiales de los productos artesanales dominicanos. El respeto a las técnicas aprendidas por generaciones para la ejecución de las artesanías se mantiene. Como artesana si debo destacar que todos impregnamos una nueva visión, expresión y formas conjugada con lo realizado en el pasado, de modo que el resultado sirve para destacar nuestra rica esencia cultural.

Ahora la tendencia es apostar a la sostenibilidad y lo estamos viendo con marcas internaciones y locales. ¿Cuál es el factor diferenciador de tu trabajo?
Lo importante de la moda sostenible es el compromiso en la elección de materia prima, no afectar el medioambiente, entre otros puntos. Mi marca siempre se ha destacado por ser colorida, divertida y genuina, sin dejar de ser consciente. No me apego a ser atemporal o moderna, me mueven otros motivos, no podría encajarme en un patrón establecido, lo mío es cuestión de fluir.

Con relación a las confecciones de ropa, nuestras colecciones son pequeñas, de pocas piezas, evitando así la producción masiva que abunda en el mercado. Es una invitación al consumo y cuidado responsable, a la conservación de las mismas por largo tiempo.

¿Cuáles son las limitaciones qué hay para crear este tipo de moda?
No las hay. Para todo en la vida basta disposición y fe en realizar lo deseado desde nuestras posibilidades.

¿Cómo crees que está cambiando el consumismo en cuanto a moda en el país?
Siento mucho orgullo de pertenecer a una generación de personas más conscientes con relación al tema del consumo en general. Sin duda alguna, en materia de moda y a nivel local, ha sido maravilloso el cambio. Hace años asistía a bazares, donde se ofertaban piezas de ropa de segunda mano y eco amigables, actualmente vemos una amplia variedad de estas tiendas en el mercado que son súper exitosas. Marcas ya establecidas han tomado la iniciativa de aportar con la elección de tejidos orgánicos y biodegradables. El cliente hoy día ha aprendido a ser más cauto en sus compras. Partiendo de la variedad de ofertas de este movimiento, me atrevería a decir que ha servido para educar a los consumidores y a las marcas, diseñadores, de empuje para continuar creciendo.

¿Cómo ha afectado la pandemia, para bien o para mal, la producción de moda sostenible en tu caso particular?
La receptividad ha sido muy buena, me siento súper agradecida por ello. No me gusta ser pesimista con las situaciones como la actual. Si debo decir que aprendí a adaptar mis ideas y deseos a la realidad. La Pulguita Molly originalmente fue concebida como marca de moda para vacacionar, pero desde que las extensiones de toque de queda y visitas a balnearios se hizo más larga, pensé en hacer la colección Chill, de ropa casual y funcional, y ha sido súper bien acogida. La clave es reinventarse las veces que sea necesario, sin obviar nuestro sello distintivo.

Háblanos un poco sobre la nueva colección de La Pulguita Molly y dónde se pueden adquirir las piezas.
Nuestra nueva colección es ‘Calma’, inspirada en el tan deseado estado de paz al que todos aspiramos en la vida. La colección está compuesta de carteras, vestidos, túnicas y cover up. Los colores grises degradados reflejan el inicio de la búsqueda, mientras el blanco trasmite pureza del alma. Adornados con pucas coloridas, a modo de recordar la dicha de estar vivos. De cortes y tejidos ligeros, sueltos, frescos, para la hechura preferí proponer cortes holgados. Por el momento, pueden realizar las órdenes de compra a través de nuestra página de Instagram @pulguitamolly o solicitar cita para ver la mercancía de forma presencial, escribiéndonos a la mensajería directa en nuestra página.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com