El microondas se ha convertido en uno de nuestros aliados principales en la cocina. En lugar de tener que encender la estufa, esperar a que la olla o sartén toma la temperatura correcta para colocar la comida y luego velar para que no se quema, este electrodoméstico nos da la facilidad de calentar con solo oprimir un botón.

La verdad es que lo usamos para casi todo, pero si hiciéramos una lista de los alimentos con el que más lo utilizamos, seguro el arroz ocuparía uno de los primeros puestos. Y es que nuestra cultura latina nos obliga a cocinar más de lo que vamos a comer, ya sea por si llega algún invitado inesperado o simplemente porque es mejor que sobre, a que falta. Pero una vez todos han comido y queda una cantidad considerable de arroz, es inaceptable botarlo, por lo que tendemos a guardarlo para recalentar al día siguiente.

Sin embargo, ¿alguna vez te has puesto a pensar qué tan saludable es esta práctica? Es posible que no, y la realidad es que recalentar el arroz en el microondas es más perjudicial de lo que pensamos, ya que puede provocar intoxicaciones alimentarias. Así lo asegura la Agencia de Normas Alimentarias de Estados Unidos, al tiempo que explica que este alimento contiene una bacteria capaz de resistir altas temperaturas, incluso por encima de los 60 grados centígrados, y que al enfriarse a temperatura ambiente puede multiplicarse.

Otra razón por la que no debes llevar el arroz al microondas es que pierde gran parte de sus propiedades nutricionales. Esto porque, gracias a que dicho aparato mantiene altas temperaturas todo el tiempo, hace que el grano se despoje de sus nutrientes. Así que lo ideal es recalentarlo en la estufa, tal y como lo hacían nuestras madres y abuelas.

Algo parecido que con el arroz pasa con la leche, que al calentarla en microondas también se despoja de la mitad de sus nutrientes y su contenido en vitamina B12 en su totalidad. En el caso de la leche materna las consecuencias son aún peores, pues las ondas neutralizan todos los beneficios que esta debe aportar a tu bebé. Ese es el motivo por el que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos recomienda tibiar en baño María o colocando una olla directamente en la estufa.

Si en algún momento se te ha olvidado sacar la carne del congelador por anticipado, y te ha tocado meterla al microondas para ahorrarte tiempo, ¡declárate culpable! Con esa simple acción, estás haciendo que este alimento pierda sus propiedades. Por otro lado, poner a calentar en este artefacto la carne procesada tampoco es buena idea, ya que puede producir oxidación del colesterol alimentario, por los aditivos y conservantes que posee.

Muchas personas tienden a tibiar agua en el microondas, ya sea para consumir o para utilizar, y esto es un grave error. ¿Por qué? Según un artículo publicado en el portal La Vanguardia, cuando calientas agua en este electrodoméstico, las moléculas del líquido se orientan hacia un solo sentido, producto de la radiación. Esto quiere decir que el agua puede alcanzar hasta los 100 grados Celsius y no empezar a hervir. A esto se le conoce como sobrecalentamiento y es peligroso, pues hasta el más mínimo movimiento es capaz de hacer que esta explote violentamente.

Leave a Reply

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com