El mundo la conoció por su papel más emblemático, el de Blanca Flores en la serie original de Netflix Orange is the New Black, personaje que interpretó entre 2013 y 2019.

Sin embargo, Laura Gómez ha participado en más de una veintena de títulos tanto del cine como de la pantalla chica que incluye series como: Law & Order o The Last O.G. Además, es escritora y directora de cine.

Ahora, y como ha sucedido con otros artistas durante la pandemia, la actriz criolla ha diversificado aún más su carrera y está inmersa en un proyecto donde explora su lado de comunicadora en el podcast denominado Baraja eso. De este nuevo reto profesional y otros aspectos de su carrera, habló para Diario Libre.

—Con la pandemia del COVID-19 el mundo del entretenimiento cerró prácticamente por completo, obligando a los artistas a reinventarse, tú lo has hecho con este podcast, ¿cómo surgió este proyecto que hace que el público conecte con tu faceta de comunicadora?

Surgió precisamente porque estaba en una especie de incertidumbre profesional y porque tras veinte años viviendo en la ciudad de Nueva York había decidido mudarme de vuelta a Santo Domingo, aunque sin tener muy claro si me quedaba o no.

Luego, en medio del caos de la pandemia, el año pasado perdí un trabajo en Estados Unidos por el tema de los requisitos de la cuarentena y me pegó muy duro, porque me hizo sentir con muy poco control, así que decidí crear un espacio que me ayudara a procesarlo y en el cual conversar sobre estas inseguridades y mieditos, que además sabía le estaba afectando al mundo entero.

Un día hablando con mi amigo de años y colaborador creativo, Pablo Lozano, me percaté de que sería interesante crear un podcast desde una perspectiva femenina/masculina y caribeña, pero además tener invitados de diferentes nacionalidades, géneros y oficios, y explorar junto a ellos temas de identidad, procesos y aprendizajes, que básicamente nos ayudaran a nosotros mismos a lidiar con nuestros propios dilemas existenciales.

—¿Qué te atrajo precisamente de trabajar en un formato podcast?

En estos tiempos de tantas limitaciones no es una sorpresa que el mundo del podcast haya explotado. A mí me llamó la atención porque se trata de una manera creativa de expresión, de bajo costo y que además al ser audio, es un formato que invita a una especie de intimidad, y yo personalmente, que empecé de hecho en el mundo de la locución, disfruto mucho lo personal que resulta.

Aunque ahora reciente hicimos un partnership con Guerra Films TV y estaremos en YouTube también, que a mi entender sigue teniendo cierta calidez, porque la audiencia tiene que encontrarte.

— Hoy en día hay una auténtica fiebre del podcast, pero no todos tienen la misma calidad. ¿Qué diferencia para ti a un buen podcast?

Hace años que escucho podcasts, y para mí se trata de la autenticidad y la honestidad del contenido. Produzco “Baraja Eso” junto a una compañía con base en México llamada Sonoro, que encontró interesante mi propuesta.

Pablo y yo hemos sido amigos desde hace años, y ambos somos observadores y muy afines en nuestra manera de ver el mundo, así que en nuestra determinación de llevar una vida plena y feliz, decidimos lanzarnos de lleno y desnudar el alma con nuestra audiencia, enfrentando nuestros demonios y temores públicamente, con ojo crítico y con deseos de ir de lo particular, partiendo de nuestra realidad caribeña, hasta llegar a temas universales que nos afectan de manera colectiva, de modo que al conversarlo se va sintiendo uno menos solo.

Hasta la fecha hemos tenido invitados con historias y trayectos de vida increíbles, algunos con perfil bastante público, como nuestra Irka Mateo, la cantante venezolana y ganadora de un Grammy Latino, Nella rojas, el actor de Raúl Castillo (Army of the Dead, Atypical) y otros un poco menos conocidos, pero igualmente fascinantes.

También tenemos un episodio en inglés al mes, y las conversaciones han sido divinas, con Piper Kerman y Selenis Leyva (autora de las memorias y actriz de “Orange is The New Black”, respectivamente) y la poeta jamaiquina y activista de derechos LGBTQ, Staceyann Chin.

—Tocas temas diversos en este podcast, algunos polémicos y, además, cuentas con invitados nacionales e internacionales, ¿en un momento en el que el país y América Latina amerita de voces que hagan contraparte qué tan complicado para ti ha sido asumirlo en estos tiempos de tantas restricciones?

Tanto Pablo como yo nos consideramos ciudadanos del mundo, que circunstancialmente venimos de una isla, lo cual nos da una perspectiva muy única en ciertos asuntos, así que tocar temas difíciles, en ocasiones tabú, sobre todo en el Caribe, tales como las causales, o tópicos relacionados a la comunidad LGBTQ u otros semejantes, en realidad no nos asusta, sino que más bien nos parece sumamente refrescante y necesario.

Pero, además, “Baraja Eso” es un espacio creado para la introspección. No pretendemos tener siempre la razón o todas las respuestas. Partimos de nuestras inquietudes y nuestra propia búsqueda desde un lugar honesto y con deseos de evolucionar.

—Tu finalidad es alzar esas voces liberales y progresistas que hagan la contraparte de tanta mentalidad atrasada que nos ataca en nuestra media isla, ¿qué te gustaría erradicar con este podcast?

Creo que, entre otras cosas, nos interesa eliminar el miedo al qué dirán y comprender que, en esencia, todos somos una misma cosa, seres infinitos capaces de mucho más de lo que las limitaciones sociales nos permiten imaginar, y si lo dudábamos, acá vino esta pandemia para demostrarlo.

Ahí estuvimos todos asustados y vulnerables en esos primeros meses de cuarentena, sin importar clase social, raza o género.

Este podcast trata en parte de analizar ese sistema que nos divide, y explorar y tratar de hacer tangible aquello que nos une. Lo hacemos a través de diálogos con gente interesantísima.

—En este tipo de iniciativas, has podido conocer más a fondo a diversas figuras y profesionales, de los invitados que te han contado sus historias en este podcast, ¿cuál ha sido el que más te ha sorprendido?

Uy, pues para mí han sido todos increíbles. El del músico Sinuhé Padilla fue transcendental, el de la fotógrafa Erika Morillo, tan profundo y transparente, el de Angie Cruz y Kianny Antigua, tan de proceso, por ejemplo. Luego, uno en particular que puedo destacar es la historia de mi amiga Cecilia Gentili, que es una mujer transexual, cuyo viaje de vida inició en un pequeño pueblo en Argentina.

Cecilia siempre se sintió mujer, pero se trata de una persona transexual que nació a principios de los 70, aquello era otra cosa, así que, para ella, el transicional representó ser trabajadora sexual y adicta a las drogas, pero además estadísticamente creía que moriría antes de los 35.

Sin embargo, hace unos meses cumplió 49 y hoy día es activista de derechos Trans en Nueva York. Yo siempre le digo que ella desafió al oráculo. Cecilia pasó mucho en esta vida, sin embargo, es una persona con un hermoso espíritu. El suyo es un episodio muy inspirador.

—Vienes de uno de los proyectos televisivos más populares Orange is The New Black, que precisamente cumple 9 de años de su estreno, ¿qué significó este serial para tu carrera?

Orange fue sin duda alguna, un antes y un después en mi carrera y en mi vida. Fue un show que me abrió las puertas de una industria muy difícil, en la que llevaba años tratando de penetrar, pero también fue un espejo de muchas cosas que tuve que enfrentar relacionadas al ego y al éxito.

El oficio del actor es frágil, y el hecho de haber sido parte de una maquinaria como esa, tuvo sus matices y sus bemoles, aunque en muchos sentidos fue un gran aprendizaje, y al final, todo para un gran crecimiento personal y profesional. Estoy muy agradecida.

—Después de OITNB, ¿cuáles son los próximos proyectos cinematográficos o televisivos en los que te veremos? Ahora en septiembre comienzo rodaje de una película dominicana, y en el horizonte se vienen algunas cosas interesantes que aún están en negociaciones.

Una de ellas es la voz de un personaje en una película animada, lo cual me hace mucha ilusión, porque me encanta el mundo del Voice Over. Pero, además, estoy escribiendo más, y en ese sentido, estoy involucrada como guionista en un proyecto de un amigo en México que ha pasado a una nueva faceta de desarrollo. En fin, que se mueven cositas, pero lamentablemente aún no puedo dar muchos detalles específicos.

—¿Qué tan fácil o difícil ha sido para ti como dominicana conseguir papeles de importancia en el mercado estadounidense, sobre todo, que salgan de los estereotipos raciales o culturales impuestos?

No es nada fácil. Hollywood es una industria que en general perpetúa estereotipos, además, en temas de representación, los latinos vamos en desventaja.

Aunque a la vez he sido muy afortunada, porque he tenido la oportunidad de construir personajes interesantes en teatro y cortometrajes y uno tan icónico como Blanca Flores en OITNB. Con el tiempo, he ido aprendiendo a jugar el juego, a tener paciencia y a desarrollar otros músculos, como escribir y dirigir, que me permitan expandir mis horizontes.

Así que los roles que no me dan, los escribo, y por ahí va eso de un guion que recién terminé y que se basa en ciertas experiencias personales de mi vida en Nueva York.

—Ahora que estás más en contacto con el país, ¿cuándo te podremos ver nuevamente en una cinta dominicana, después de tu valorada actuación en Sambá?

Pues, hace un tiempo atrás trabajé en una película dominicana que actualmente se encuentra en proceso de post-producción, y ahora en septiembre comienza el rodaje de esta nueva peli, de la cual no estoy autorizada a dar detalles aún. Lo único que puedo decir es que me estoy divirtiendo mucho en las pruebas de maquillaje y vestuario. Al menos esta vez, contrario a Orange, me puedo maquillar y llevar ropa colorida.

—¿Cómo o dónde podemos acceder a “Baraja eso”?

“Baraja Eso” está disponible en Spotify, Apple Podcasts y en todas las demás plataformas de podcasts.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com