Uno de los vicepresidentes del Comité Olímpico Internacional (COI), el australiano John Coates, descartó este miércoles la idea según la cual el organismo podría pedir cuentas a China sobre la cuestión de los derechos humanos antes de los Juegos Olímpicos de invierno de Pekín (4-20 de febrero de 2022).

“Nosotros no somos el gobierno del mundo, nosotros tenemos que respetar la soberanía de los países que acogen los Juegos”, dijo Coates en respuesta a una pregunta sobre el trato de China a la minoría uigur.

“Nosotros no tenemos la capacidad de ir a un país para decirle lo que tiene que hacer… No está entre nuestras atribuciones”, añadió.

Varias organizaciones de defensa de los derechos humanos acusaron a Pekín de haber internado en Xinjiang al menos a un millón de uigures en “campos de reeducación”, sometiendo a algunos a trabajos forzados. Amnistía Internacional denunció “crímenes contra la humanidad”.

Pekín niega esta cifra y habla de “centros de formación profesional” para apoyar el empleo y combatir el extremismo musulmán en esta provincia que fue objeto de atentados atribuidos a los uigures. China también es acusada con regularidad de limitar los derechos humanos en Hong Kong.

Los Juegos-2022 son objeto de llamados al boicot o de protestas contra la gestión de los derechos humanos en China. El Congreso estadounidense reprendió a cinco importantes patrocinadores de los Juegos -incluidos Visa y Airbnb- por animar al presunto genocidio de las minorías musulmanas en Xinjiang.

De su lado, Pekín acusó a los políticos estadounidenses de “politizar el deporte” y de difamación contra el Estado dirigido por el Partido Comunista Chino desde 1949 y que ya acogió los Juegos una vez, en el verano de 2008.

El público extranjero no podrá acudir a Pekín-2022 por las restricciones sanitarias provocadas por la pandemia del covid-19.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com