Decenas de adolescentes mexicanos fueron trasladados en autobús este jueves a California para ser vacunados contra el COVID-19.

México se ha resistido a vacunar a los menores de 12 a 17 años, en parte debido a que el gobierno se centró en adultos de edad avanzada, quienes se consideraba eran más vulnerables al coronavirus. La nación tampoco contaba con suficientes vacunas para inocular a su población joven.

Así que un grupo de San Diego, junto con el condado de San Diego, intervinieron para ayudar a su vecino.

El programa piloto en San Diego pretende vacunar a 450 adolescentes de 12 a 17 años antes de que termine a finales de diciembre. Los adolescentes de Tijuana fueron elegidos por organizaciones mexicanas de servicios sociales, incluidas las que trabajan con los niños de padres deportados por Estados Unidos.

El esfuerzo se produce mientras México empieza a distribuir las vacunas a los menores en varias partes del país este mes, incluido en Baja California, donde se encuentra Tijuana. Pero sólo los jóvenes de 15 a 17 años son elegibles para la vacuna.

Alrededor de 150 menores fueron llevados al consulado de México en San Diego este jueves, donde enfermeros del condado de San Diego administraron la vacuna de Pfizer contra el COVID-19. El condado donó las dosis. Los jóvenes regresarán dentro de tres semanas para recibir la segunda dosis.

Todos los adolescentes tienen visa o pasaporte estadounidense, pero no pudieron venir a Estados Unidos antes para vacunarse debido a que no había un adulto que pudiera cruzar la frontera con ellos, comentó Carlos González Gutiérrez, el cónsul mexicano en San Diego.

Adrián Medina Amarillas, el secretario de salud de Baja California, celebró la labor.

“En Baja California estamos en la tercera ola de casos,” comentó. “No hay duda que (este programa) nos va a ayudar”.

El programa será evaluado a principios de 2022, y las autoridades decidirán entonces si es necesario continuar con él.

Hace dos semanas, Estados Unidos reabrió por completo sus fronteras, y los funcionarios mexicanos ven el programa de vacunación de menores como una medida que ayudará a garantizar que la frontera siga de esa forma. Los negocios fronterizos se vieron afectados por el cierre de 18 meses de duración.

Alrededor del 80% de la población adulta del condado de San Diego y del estado de Baja California, limítrofe con California, han recibido al menos una dosis de la vacuna.

La primera vacunación en masa de menores mexicanos se llevó a cabo el mes pasado en la frontera de Texas, cuando más de 1,000 menores del estado fronterizo de Coahuila fueron llevados en autobús a Eagle Pass, donde recibieron su primera dosis de la vacuna de Pfizer, que fue administrada por miembros de la Guardia Nacional de Texas. Los jóvenes de 12 a 17 años son hijos de trabajadores de maquiladoras.

En mayo y a principios de junio, más de 26,000 trabajadores de maquiladoras de Baja California fueron vacunados en el cruce fronterizo de San Ysidro, en San Diego.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com