Miguel Cruz, el confeso asesino del ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Orlando Jorge Mera, salió de la institución luego de ultimar al funcionario de seis tiros a pie y luego tomó un motor, conforme al expediente del Ministerio Público en el cual hace la solicitud de medida de coerción.

El motor lo abordó en las afueras del ministerio, debido al dispositivo de seguridad que se había desplegado ante la acción criminal que momentos antes había cometido. La seguridad, dice el documento, no le permitió salir de las instalaciones en su vehículo, el cual había dejado estacionado en el parqueo.

“El imputado Fausto de Jesús Cruz de la Mota sale del Ministerio luego del asesinato con una calma propia del que ha realizado una conducta criminal planificada, al no poder salir en su vehículo aborda un motor en las proximidades del Ministerio y se dirige a la iglesia Parroquia Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, ubicada en la calle San Pío X, sector Renacimiento, DN”, dice el expediente.

Para salir del despacho de Jorge Mera, donde lo asesinó y estaba cerrado impidiendo a la seguridad entrar, Fausto Miguel Cruz de Jesús Cruz de la Mora, alías Carandaí, usó las escaleras, “ya que conocía que esa vía era más segura para sus fines de escapar de la escena del crimen”.

El expediente reseña que la seguridad trató de entrar a la oficina del ministro, pero estaba trancada y decidió dar la vuelta para penetrar por otro sitio, lo que aprovechó el imputado para escapar en medio del caos que se armó.

“El imputado logró pasar desapercibido dentro de la multitud, logrando escapar del Ministerio”, detalla el documento.

Pero no pudo lograr salir de las instalaciones del edificio de acuerdo a sus planes, “en virtud de no poder acceder hasta su vehículo que se encontraba en el sótano del Ministerio”.

Dentro de las medidas que la seguridad tomó estuvo cerrar las puertas de la institución para que ningún vehículo saliera, pero permitieron que personas salieran a pie, lo que fue aprovechado por Cruz para dejar el lugar y tomar el motor que lo llevó hasta la iglesia Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, en la urbanización Renacimiento. 

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com