La historia es realmente increíble. Un granjero movió una piedra y accidentalmente modificó la frontera entre Francia y Bélgica. Así como lo lees, una frontera que se mantuvo estable durante los últimos 200 años ahora se modificó luego de la acción de un granjero belga que se sintió incómodo por la colocación de una piedra.

Es que la piedra molestaba el paso de su tractor y por eso, molesto y cansado, la movió. Como resultado, el pueblo belga de Erquelinnes, que se encuentra a lo largo de la frontera de 620 kilómetros con Francia, había crecido dos metros, quitándole territorio a la ciudad francesa de Bou Signes-sur-Roc ¡Increíble!

¿Cómo se enteraron en Francia y Bélgica? Un historiador caminaba a lo largo de la línea de demarcación y notó que la piedra se había movido ligeramente hacia Francia. Hizo una investigación y reveló el incidente que causó risas entre los funcionarios de ambos países. Por suerte, no pasó a mayores.

“Estaba feliz, mi ciudad era más grande”, dijo David Lavaux, alcalde de Erquelinnes, al canal de televisión francés TF1, mientras que la alcaldesa de Bou Signes-sur-Roc, Aurélie Welonek, celebró ante un periódico local haber evitado una nueva guerra fronteriza.

La frontera actual de Francia y Bélgica se extiende por 620 kilómetros y se estableció formalmente luego de la firma del Tratado de Kortrijk, firmado en 1820, 5 años después de la derrota de Napoleón en Waterloo.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com