Algunas veces te deshaces de las cáscaras, las semillas o las hojas. No solamente son comestibles, sino que además constituyen una fuente de nutrientes. Toma nota de estos tips.

¿Cáscara del huevo? Puedes usarla hirviendo las cáscaras, dejándolas secar, horneándolas y triturándolas. Con el polvo, puedes restarle amargor al café, espolvorear en sopas, ensaladas, salsas y postres. Contiene proteínas, calcio, colágeno y queratina.

Piel de la naranja: es muy rica en flavonoides y fitoquímicos, conocidos por su actividad antioxidante, ayudando a prevenir enfermedades cardiacas o el cáncer. Lávala bien y puedes rallarla en ensaladas, para acompañar vegetales, yogures o infusiones.

Piel de las papas: es rica en fibra, carbohidratos, vitamina C, minerales como el calcio, el hierro y el potasio y compuestos fenólicos, que despuntan por su poder antioxidante. Usa las que no tengan brotes, pero son ideales para elaborar caldos, como espesante de sopas o salsas y para la elaboración de harinas.

Hojas de la zanahoria: son muy generosas en vitaminas C y K, minerales como el calcio o el potasio y proteínas. Se pueden usar como condimento, del mismo modo que el perejil, o como ingrediente de salsas y ensaladas.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com