El perremeísta Luis Abinader llegó a la Presidencia de la República en uno de los peores momentos: en medio de una pandemia sin precedentes en este siglo. Al promoverse como el candidato de “el cambio”, entre sus primeras acciones estuvo hacerle frente al coronavirus para bajar las estadísticas de contagios y muertes. A 100 días de estar gobernando, sin embargo, el COVID-19 sigue siendo un mal cargado de incertidumbres.

De la pasada administración peledeísta, la actual gestión ha mantenido el gobernar bajo un estado de emergencia que ya lleva nueve meses. Además, seguir con el toque de queda nocturno y con las medidas de distanciamiento físico, aunque en las últimas semanas se han comenzado a permitir actividades multitudinarias, como conciertos y obras de teatro, pero con protocolos sanitarios.

El 16 de agosto de 2020, cuando Abinader juró como presidente, Salud Pública registraba 1,481 fallecidos por COVID-19 en el país y 86,737 casos confirmados por pruebas PCR (de estos 54,108 se habían recuperado). La tasa de letalidad era de 1.71 % y la de positividad 31.33 %.

Tres meses después, las muertes superan las 2,200, los casos acumulados son más de 131,600 y de 109,100 los recuperados. La tasa de letalidad ronda el 1.7 % y la de positividad el 9.52 %. La ocupación hospitalaria es de 18 %, de 34 % en cuidados intensivos y de 23% para ventiladores.

1.- Anuncios de arranque

Con la banda presidencial cruzada sobre su traje blanco, el flamante presidente anunció en su discurso de toma de posesión el aumento del presupuesto de salud de RD$52 mil millones hasta los RD$RD$66 mil millones en los primeros cuatro meses de gobierno, y un plan nacional de detección, aislamiento, rastreo y tratamiento de contagiados con COVID-19.

Informó que en los siguientes meses se aumentaría el número de camas donde fuese necesario, se duplicaría la capacidad de las unidades de cuidados intensivos, se pondrían en marcha 12 hospitales temporales y se formarían a más de 1,000 médicos y enfermeras en un programa nacional.

“Hoy me comprometo a dedicarme en cuerpo y alma a situar nuestro sistema sanitario donde los dominicanos merecen que esté: entre los mejores de América Latina. Bajo mi Presidencia, el sistema sanitario no colapsará”, aseguró.

2.- Estratégico: dos neumólogos para dirigir en Salud Pública

Abinader designó a dos experimentados neumólogos en funciones clave: al doctor Plutarco Arias como ministro de Salud y a la doctora Ivelisse Acosta como viceministra de Salud Colectiva.

Arias se contagió de COVID-19 en octubre, se puso en cuarentena y se recuperó del virus.

Entre las medidas adoptadas por el Ministerio de Salud estuvo una campaña educativa de dos semanas en noviembre, en el centro comercial Galería 360, donde los visitantes y empleados recibieron información sobre la prevención del virus, y podían realizarse la prueba de PCR para la detección del COVID-19 sin ningún costo.

Asimismo, el ministro y autoridades del sector transporte aprobaron la implementación de un protocolo más estricto para evitar la expansión del COVID-19 en vehículos de movilidad pública, así como en el Metro y el Teleférico de Santo Domingo.

Entre las medidas están la designación de supervisores en el Metro para vigilar el cumplimiento del uso de mascarilla y el distanciamiento físico antes y durante del abordaje, y la limpieza frecuente de las superficies en las oficinas, tiendas y terminales de pasajeros con las que se tenga contacto constante.

3.- Medidas y más medidas

Tres días después de asumir el nuevo Gobierno, la Presidencia anunció la compra de 100 mil pruebas PCR y el aumento a 7,000 las pruebas diarias.

También, la autorización de siete laboratorios, reiteró el incremento del presupuesto de Salud Pública, la contratación de mil médicos (días después se anunciaron también 1,500 enfermeras) y la repartición de kits de higiene contra el virus.

Asimismo, la dotación del seguro médico subsidiado a todo paciente con COVID-19 que llegue a los hospitales.

Mediante decretos, en agosto se declaró de emergencia las compras y contrataciones de bienes y servicios para la ejecución de iniciativas que den respuesta y prevención ante el COVID-19.

En noviembre, el Senado aprobó un proyecto de contrato de préstamo por US$100 millones entre el Banco de Reconstrucción y Fomento, y el Estado dominicano, para enfrentar la crisis provocada por la pandemia.

4.- Toque de queda: el talón de Aquiles

El nuevo gobierno ha anunciado el reforzamiento de la presencia militar y policial para garantizar el cumplimiento del toque de queda y el uso obligatorio de mascarillas. Sin embargo, los agentes han tenido una fuerte lucha contra el desacato a esas medidas, como la celebración de fiestas clandestinas.

También, ha tenido que escuchar las quejas de ciudadanos que demandan que se elimine el toque de queda. Pero, el Ministro de Salud ha dicho que se estudia la propuesta de declarar los festivos 24 y 31 de diciembre como días no laborables, para que la gente se quede compartiendo en sus hogares y se evite la expansión del coronavirus, y mantener el toque de queda desde las 9:00 de la noche o las 10:00.

Cuando Abinader comenzó a gobernar, el presidente del Colegio Médico Dominicano, Waldo Ariel Suero, calificó de excelentes las medidas sanitarias tomadas, aunque el gremio favorecía un toque de queda de 24 horas durante 14 días -que es el periodo de incubación del virus- o que este comenzara más temprano.

Cuando el 28 de septiembre el horario del toque de queda se postergó para comenzar dos horas más tarde, es decir, a partir de las 9:00 de la noche los días de semana y de las 7:00 de la noche los fines de semana, el Colegio Médico rechazó la flexibilización.

Julio García Cruceta, secretario general de la Asociación Nacional de Enfermería (Asonaen), también lo criticó por entender que el toque de queda no ha sido efectivo pues los contagios ocurren antes de que comience.

“La flexibilización para nosotros es para complacer a sectores comerciales, sin tomar en cuenta que, en estos momentos, el pico de la pandemia todavía está muy alto. La experiencia de Europa en estos momentos es que haber flexibilizado los toques de queda provocó un rebrote del coronavirus y han tenido que echar hacia atrás la apertura que hicieron”, dijo García en ese entonces a Diario Libre.

Mediante decreto, Abinader extendió hasta el 1 de diciembre el toque de queda nocturno, manteniendo el mismo horario.

5.- Supervisión de hospitales en construcción

El 21 de agosto, Abinader, junto al gabinete de Salud, que dirige la vicepresidenta de la República, Raquel Peña, recorrió la Ciudad Sanitaria Luis Eduardo Aybar, que está en proceso de construcción y podría ser entregada a finales de este año.

En el complejo funcionarán 127 camas para cuidados intensivos y para el día 30 de agosto pasado se agregarían 60 nuevas camas de esa área para el tratamiento de pacientes con COVID-19.

La vicepresidenta encabezó en octubre la puesta en funcionamiento de un hospital provisional en el municipio Esperanza de la provincia Valverde, donde afirmó que el Gobierno trabaja para erradicar el COVID-19.

6.- Reuniones con liderazgo político

La propuesta de una cumbre de unidad nacional que hizo Abinader para combatir el COVID-19 fue respaldada por los partidos opositores, gremios de salud, empresarios y religiosos.

El mandatario inició el 17 de septiembre una jornada de diálogo con el liderazgo, que incluyó a los presidentes de los partidos Alianza País, Guillermo Moreno; Fuerza del Pueblo, Leonel Fernández; y de la Liberación Dominicana, Juan Temístocles Montás.

Los encuentros fueron considerados positivos por diversos sectores de la sociedad.

7.- Manejo del virus en el turismo

En agosto, el Gobierno lanzó un plan para recuperar el turismo, que no incluye pruebas del COVID-19 a los turistas, ni pruebas masivas en los aeropuertos, pero sí pruebas aleatorias a los viajeros.

En septiembre se firmó un acuerdo para el Plan de Asistencia Turismo Seguro RD, entre el ministro de Turismo, David Collado; el administrador general del Banco de Reservas, Samuel Pereyra; y Víctor Rojas, vicepresidente ejecutivo de Seguros Reservas.

De acuerdo a lo anunciado, el turista que se registre en un hotel en la República Dominicana tiene la oportunidad de obtener un plan de asistencia con cobertura de emergencias médicas, incluyendo COVID-19; medicamentos en asistencias con hospitalización, transporte médico de emergencia, gastos de hotel por hospitalización y por cambio de vuelo debido a emergencia médica, y asistencia legal, entre otras coberturas.

El plan se ofrece sin costo para el turista desde 15 de septiembre hasta el 31 de diciembre de 2020, cubierto 100% por el Estado dominicano.

En noviembre, el Gobierno certificó a 100 hoteles por su protocolo de higiene en el manejo del COVID-19, luego de las inspecciones de la Dirección de Higiene de Seguridad Industrial del Ministerio de Trabajo.

Luis Miguel de Camps, ministro de Trabajo, aseguró que los “meses de oscura incertidumbre” ya se disiparon con la reapertura del turismo. Dijo que, al 10 de noviembre, alrededor de 13,200 colaboradores del sector turístico habían vuelto a sus puestos de trabajo.

8.- Aumento de salario

En un discurso pronunciado en octubre, Abinader anunció un aumento salarial de 30% para los médicos y demás trabajadores del sector salud, efectivo en junio de 2021.

Dicho porcentaje fue acordado en una reunión entre Abinader, la vicepresidenta Peña y una comisión del Colegio Médico, el pasado 30 de septiembre, informó el presidente del gremio, quien se mostró complacido por el anuncio.

9.- Vacuna reservada

Cuando no tenía ni dos horas como presidente constitucional, Abinader anunció su compromiso de garantizar el acceso a la vacuna contra el COVID-19 a toda la población, tan pronto como esté disponible.

El 30 de octubre, su gobierno concretó un acuerdo por anticipado para comprar 10 millones de dosis de la vacuna que produce la farmacéutica AstraZeneca en conjunto con la Universidad de Oxford. La reserva alcanza para 5 millones de personas, debido a que cada individuo se debe aplicar dos.

El contrato tendrá un costo aproximado de US$40 millones. El sector privado entregó al Gobierno un depósito de US$8 millones para estar en la lista de países.

AstraZeneca ya inició la producción del medicamento en Australia, pero la fase de distribución avanzada podría estar lista para finales de marzo de 2021, debido a la alta demanda que se proyecta.

Leave a Reply

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com