El nuevo presidente de la Federación Internacional de Natación (FINA), quien a partir de lunes tomará las riendas del organismo que rige la natación a nivel mundial, trae a cuestas un caso de soborno en la FIFA con el que ha lidiado en los últimos cuatro años.

Husain al-Musallam es el único candidato para encabezar la FINA, con sede en Suiza. La elección se realizará en Doha, Qatar.

Una de las primeras tareas del funcionario de Kuwait será supervisar 49 eventos de medallas, la mayor cantidad para una federación de un deporte, en los Juegos Olímpicos de Tokio.

La candidatura de Al-Musallam por la presidencia de una federación deportiva se da pese a que fue implicado en 2017 en el caso de la FIFA en una corte federal de Estados Unidos.

Bajo el nombre de “co-conspirador #3”, fue acusado de conducir los pagos de las cuentas del Consejo Olímpico de Asia a un funcionario del fútbol en Guam que posteriormente se declaró culpable de dos cargos de conspiración para cometer fraude con medios electrónicos y uno por no haber revelado las cuentas bancarias extranjeras.

Más de un año después, el caso no ha dado muestras de avances públicamente de parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos. El funcionario de fútbol de Guam no ha sido sentenciado y al-Musallam, el directo ejecutivo del Consejo Olímpico de Asia desde 2005, no ha sido acusado ni absuelto.

La campaña del candidato señala que él “rechaza rotundamente… viejas acusaciones que datan de hace muchos años”.

Nadie presentó su candidatura para enfrentar a al-Musallam este año. La elección de realizará bajo nuevas reglas en que los candidatos no pueden pretender ningún otro puesto en la directiva de la FINA.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com