Seis militares y dos civiles murieron este sábado en una emboscada organizada por yihadistas del Estado Islámico (EI) a unos 200 kilómetros al norte de Bagdad (Irak), indicó a la AFP un responsable policial local.

Una bomba, puesta al borde de una carretera, explotó cuando pasaba un vehículo de civiles y después policías y miembros del grupo paramilitar Hashd al Shaabi que se acercaron a la zona fueron tiroteados por los yihadistas, indicó a la AFP la fuente policial.

“Cuatro miembros del Hashd tribal”, las unidades sunitas de esta coalición paramilitar dominada por chiitas proiraníes, “dos policías y dos civiles murieron en el ataque del EI”, dijo a la AFP Mohamed Zidan, alcalde de la localidad de Zuiya, a unos 50 kilómetros al norte de la capital iraquí.

De momento, el ataque no fue reivindicado por ningún grupo, pero Zidan y la fuente policial lo atribuyeron al EI.

Las autoridades iraquíes declararon en 2017 la “victoria” en la guerra contra el EI, pero este grupo yihadista conserva células clandestinas en las provincias sunitas del país, especialmente en la de Salahuddin, donde se produjo el ataque del sábado.

Once personas, entre ellas miembros de las fuerzas de seguridad, perdieron la vida hace unos diez días en un ataque contra un puesto militar al oeste de Bagdad, en que cinco de las víctimas también formaban parte del Hashd tribal.

Leave a Reply

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com