El expresidente peruano Alberto Fujimori (1990-2000) será sometido a un ‘procedimiento invasivo cardíaco’ que le obligará a permanecer en cuidados intensivos, informó este lunes el Instituto Nacional Penitenciario (Inpe).

Así lo determinaron los médicos que evalúan a Fujimori desde que hace dos días sufriese una descompensación que motivó su traslado a una clínica de Lima desde la prisión donde cumple una condena de 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidad.

‘El estado de salud de mi padre es delicado’, según afirmó este lunes en un mensaje publicado en redes sociales su hija y heredera política, Keiko Fujimori.

‘Su problema en el corazón se ha agudizado. Por ese motivo fui a la clínica hoy para dar mi consentimiento para otro tipo de medidas. Él ya dio el suyo también. La junta de cardiólogos decidirá los siguientes pasos en las próximas horas’, apostilló.

En el momento de su traslado a la clínica, el congresista fujimorista Alejandro Aguinaga, médico personal del expresidente, señaló que la saturación de oxígeno de Fujimori había caído al 85 % y presentaba dolor en el pecho y en la cabeza.

Asimismo, el parlamentario del partido fujimorista Fuerza Popular (derecha) explicó que el exgobernante necesita asistencia de oxígeno para respirar desde hace aproximadamente cuatro meses.

Recurrentes traslados a clínicas

Desde que está en prisión, Fujimori es periódicamente trasladado a clínicas por diferentes males crónicos propios de su avanzada edad, como hipertensión arterial, una hernia lumbar, gastritis, fibrilación auricular paroxística y unas lesiones en la lengua, conocidas como leucoplasia, de las que fue operado hasta seis veces.

Este nuevo ingreso clínico coincide con la luz verde dada por el Gobierno del presidente Pedro Castillo para solicitar la ampliación de los cargos por los que Fujimori fue extraditado en 2005 desde Chile.

El pedido tiene como fin lograr juzgar en Perú al expresidente por la presunta ejecución extrajudicial durante el rescate, en 1997, de los rehenes que tomó el Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA) en la residencia del embajador japonés.

También por el secuestro y desaparición de un prófugo de la justicia, así como por delitos de corrupción como asociación ilícita para delinquir y peculado doloso en agravio del Estado peruano.

Traslado de prisión en estudio

Asimismo, el Ejecutivo ha manifestado la intención de trasladar a Fujimori a una cárcel común de máxima seguridad y clausurar la prisión de Barbadillo, donde el expresidente es el único reo de este recinto construido expresamente para albergarlo y donde goza de comodidades exclusivas como una celda de tres ambientes.

Allí cumple desde 2007 una condena de 25 años de cárcel por los asesinatos de 25 personas en las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), perpetradas por el grupo militar encubierto Colina, así como por los secuestros de un empresario y un periodista, este último durante el ‘autogolpe’ de Estado de 1992.

Por esa sentencia a Fujimori le faltan por purgar unos doce años de condena, por lo que no saldría en libertad hasta 2033, cuando tenga 95 años.

De manera paralela, la Justicia peruana tiene pendiente de determinar en las próximas semanas si sienta en el banquillo de los acusados a Fujimori por los casos de las esterilizaciones forzadas y por la matanza de Pativilca (1992), también a cargo del grupo Colina, donde fueron asesinadas seis personas.

En el caso de las esterilizaciones forzadas, el juez Rafael Martínez postergó la pasada semana por tercera vez su decisión de resolver y abrir una investigación judicial contra el expresidente y sus exministros de Salud, incluido Aguinaga.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com