La Organización Panamericana de la Salud (OPS) llamó este miércoles a priorizar las medidas de contención del virus para paliar el impacto económico de la pandemia, enfatizando que las vacunas son una “solución a largo plazo”.

“No existe peor amenaza para la salud económica de un país que un brote activo de la pandemia”, dijo la directora de la OPS, Carissa Etienne.

“La primera prioridad debería ser controlar la transmisión con medidas de salud pública”, opinó, al ser consultada en rueda de prensa sobre cómo manejar los problemas económicos de la región con el aumento de las infecciones.

Etienne abogó por “medidas efectivas que tienen el poder de interrumpir la transmisión y no cuestan mucho”, como el uso de máscaras, el distanciamiento social y la limitación de grandes reuniones en espacios interiores.

“Seamos realistas: las vacunas son nuestra solución a largo plazo para esta crisis”, subrayó.

“Solo con una cobertura suficiente (de inmunización) los países podrán relajar por completo las medidas de salud pública y recién entonces las economías realmente podrán reactivarse”, agregó.

Etienne lamentó que aunque hay alzas de contagios, hospitalizaciones y muertes en Latinoamérica y el Caribe, en particular en Sudamérica, muchos países estén relajando las medidas destinadas a frenar la propagación del virus.

“A pesar de la situación precaria que estamos viendo en las Américas, las medidas de salud pública se están flexibilizando como si las cifras estuvieran bajando, y no es así”, dijo.

La directora de la OPS destacó las desigualdades en las Américas en términos de cobertura de vacunación y advirtió que, de mantenerse el ritmo lento actual de inmunizaciones, controlar el COVID-19 en la región podría llevar años.

Mientras Estados Unidos ha vacunado completamente a más del 40% de su población, países latinoamericanos como Bolivia, Ecuador y Perú sólo han vacunado al 3%, y otros como Guatemala, Trinidad y Tobago y Honduras, ni siquiera al 1%, afirmó Etienne.

La situación es “particularmente aguda” en Centroamérica, donde solo dos millones de personas están completamente vacunadas, y en el Caribe, donde menos de tres millones están inmunizadas, señaló.

La región Latinoamérica y el Caribe concentra cerca del 30% de las muertes confirmadas por COVID-19 en todo el mundo y algunos países enfrentan una propagacion a gran escala de variantes del virus.

El último informe de perspectivas económicas del Banco Mundial, divulgado el martes, prevé una “modesta recuperación” económica para la región en 2021, insuficiente para superar la histórica contracción del año pasado. “Las cicatrices de la pandemia son graves”, señaló el BM.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com