El Gobierno dominicano ha iniciado en esta semana el Plan Nacional de Vacunación contra el COVID-19, el cual ha sido denominado “Vacúnate RD”.

Las primeras 20 mil vacunas que llegaron al país se han comenzado a colocar en el personal médico que está en la línea de fuego atendiendo pacientes de COVID-19 en clínicas y hospitales del país.

La puesta de las inyecciones es un aliciente para la sociedad dominicana, que se queda a la espera de vacunas, como el resto del mundo, mientras los países más poderosos acaparan las que se producen.

A pesar de que el primer grupo de vacunas ha llegado a mediados de febrero, el Gabinete de Salud Pública ha proyectado, desde el año pasado, que las vacunas y el plan dominicano arrancarían en plena forma en marzo.

Tomando en cuenta que el Gobierno dominicano tiene como meta vacunar a unos 7.8 millones de personas para fin de año, se necesitaría aplicar unas 24,683 vacunas diarias (de lunes a domingo) para aplicar solo la primera dosis, basándonos en proyecciones a partir de este 18 de febrero. Recuerde que las vacunas necesitan un refuerzo posterior, en tal caso se duplica la medición hasta las 49,366 vacunas diarias.

Esto significa que las 20 mil vacunas que llegaron al país el pasado lunes, Covishield de AstraZeneca, representan menos de la mitad de las que se precisarán en una jornada de vacunación normal en pleno desarrollo.

Si se calcula a partir del 1 de marzo cuando se espera que empiecen a llegar cantidades importantes de vacunas, el cálculo se incrementa hasta 25,573 vacunas diarias, unas 51,146 con el refuerzo de la segunda dosis.

El kit del asunto no está en la compra de vacunas, pues el Gobierno ha anunciado que ha hecho acuerdos para la adquisición de 21 millones de dosis, mientras que el país necesitará 15.6 millones de dosis.

Para lograr la meta propuesta se necesitará, primero, que las vacunas lleguen a tiempo y con una frecuencia que permita el abastecimiento continuo. Esto no ha ocurrido ni en los países acaparadores de vacunas.

Lo segundo es que Salud Pública tenga el protocolo de vacunación listo y con el personal que colocará las vacunas en capacidad plena de su rol. Esto incluye tener centros de vacunación con la capacidad de alojar a cada uno de los vacunados, por un espacio de 30 minutos tras la vacunación.

Países como Costa Rica y Panamá que comenzaron hace varias semanas su plan de vacunación, al día de ayer, habían puesto una primera vacuna al 0.3% de la población en el caso de Panamá y en el de Costa Rica al 1.9%, según Bloomberg.

Mientras que en los Estados Unidos se administra un promedio de 1.6 millones de dosis diarias. Y estados pobres como Tennesee colocan una media de 22,826 vacunas, pero en Estados Unidos se utilizan hasta estadios deportivos para albergar al público.

La aplicación de la vacuna en la República Dominicana constará de tres fases, priorizando a la población más vulnerable. Se establecerán puntos de vacunación intramurales con establecimientos de salud que ofrecerán atención, conformados por puestos fijos de vacunación ubicados en lugares estratégicos de las distintas comunidades.

Quienes se apliquen las vacunas deberán llenar una planilla de registro, con el que se le entregará un formulario de consentimiento y una tarjeta de vacunación. Dicho lo anterior, la República Dominicana tiene un reto gigantesco en este 2021 con miras a superar el COVID-19.

Leave a Reply

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com